SE INICIA LA OBLIGACIÓN DE REGISTRAR LA JORNADA LABORAL DE TUS EMPLEADOS

Finalmente, el registro obligatorio del horario de los trabajadores ha llegado. El 12 de mayo entra en vigor la obligación de empresarios y empresas de garantizar el registro diario de la jornada de trabajo de sus trabajadores, que debe incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada realizada por cada trabajador.

A partir de esa fecha, por tanto, la Inspección de Trabajo puede empezar a inspeccionar ese aspecto en las empresas y autónomos con trabajadores contratados, que se enfrentan a sanciones graves ante su incumplimiento.

Uno de los motivos y posterior controversia que trae la aprobación definitiva de la obligatoriedad de este registro de jornada para todos los trabajadores por cuenta ajena es que supone una puerta abierta a la reclamación del pago de las horas extraordinarias realizadas y no abonadas.

Modificación del Estatuto de los Trabajadores

El Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo introduce un nuevo punto al artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, que recoge la exigencia y obligatoriedad de garantizar el registro de todas las jornadas laborales y que queda redactado de la siguiente forma:

«9. La empresa garantizará el registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora, sin perjuicio de la flexibilidad horaria que se establece en este artículo.

 

Mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa o, en su defecto, decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa, se organizará y documentará este registro de jornada.

La empresa conservará los registros a que se refiere este precepto durante cuatro años y permanecerán a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.»

La norma no establece un sistema concreto de registro. Así, el tipo de sistema de registro resulta de libre elección para la empresa, siempre que garantice la fiabilidad e invariabilidad de los datos y refleje, como mínimo, cada día, la hora de inicio y de finalización de la jornada. La normativa se remite a lo que se pacte en convenio colectivo o en acuerdo colectivo de empresa y, en defecto de esos pactos, a lo que decida el empleador unilateralmente, previa consulta con la representación legal de los trabajadores si la hubiera.

Cualquiera que sea el sistema de registro establecido, a través de las vías anteriores, la norma requiere que la empresa conserve los datos consignados en los registros durante cuatro años, permaneciendo a disposición de:

  • Los trabajadores.
  • Sus representantes legales.
  • La Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

La norma tipifica como infracción grave el incumplimiento en materia de registro de jornada, con multas que oscilan entre los 626 y los 6.250 euros, según la calificación de su grado infractor, mínimo, medio o máximo y que se imponen por centro de trabajo.

Las directrices ya las plasmó la Inspección de Trabajo en la instrucción 3/2016 sobre intensificación del control del tiempo de trabajo y horas extraordinarias.

De acuerdo con el criterio sentado por la Inspección:

  • Los cuadrantes horarios, horarios o calendarios no se consideran un registro de jornada.
  • Las empresas tendrán que ponderar la proporcionalidad del sistema de control y el tratamiento de datos personales.
  • Tampoco está resuelto el propio control en empresas con horarios flexible.

Últimas noticias