EL GOBIERNO APRUEBA UNA MORATORIA EN EL PAGO DE LAS COTIZACIONES SOCIALES DE AUTONOMOS Y PYMES

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes, 31 de marzo, un nuevo paquete de medidas económicas y sociales con el que se completan y refuerzan las medidas adoptadas en las tres últimas semanas por el Gobierno para minimizar y contrarrestar el impacto del COVID-19.

Este nuevo paquete de medidas se articula a través de un Real Decreto-ley que incluye más de 50 medidas para dar respuesta a la situación económica que ha creado la pandemia. Entre ellas se incluye aplazamiento en el pago de cotizaciones a la Seguridad Social sin intereses para empresas y autónomos.

Así, se ha habilitado a la Seguridad Social para que conceda como primera medida un aplazamiento de pago para todas las empresas y autónomos de la cuota del mes de abril, a un interés más barato del habitual (0,5% frente al 3% que suele cobrar en estos casos).

Este primer aplazamiento se debe solicitar antes del transcurso de los diez primeros días naturales del mes de abril, para evitar la facturación de la cuota en el caso de que aún no haya sido pagada. Además, para facilitar su tramitación, la empresa o el autónomo que actúe a través de un profesional o de un tercero (asesorías, gestorías y demás autorizados del Sistema RED), podrá tramitarlo a través del mismo sin ningún tipo de apoderamiento específico para ello

Además, “de forma excepcional”, la Seguridad Social podrá conceder también  moratorias en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de mayo, junio y julio por seis meses (la moratoria en los casos que sea concedida afectará al pago de sus cotizaciones a la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta, cuyo período de devengo, en el caso de las empresas esté comprendido entre los meses de abril y junio de 2020 y, en el caso de los trabajadores por cuenta propia entre mayo y julio de 2020, siempre que las actividades que realicen no se hayan suspendido con ocasión del estado de alarma declarado por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo). Transcurrido este tiempo deberán abonar dichas cuotas pero sin intereses y en los casos y condiciones que se determinen mediante Orden Ministerial.

Esta orden ministerial fijará probablemente un tamaño de empresa como requisito para acceder a estas moratorias, que se circunscribirán casí con toda seguridad a autónomos y pymes. Además, la moratoria no será de aplicación para las empresas que hayan sido exoneradas de pagar cotizaciones sociales por sus trabajadores afectados por ERTE por fuerza mayor a causa del coronavirus.

Para las empresas más grandes y el resto que no cumpla los requisitos que se pongan, la Seguridad Social podrán también solicitar el mismo aplazamiento más barato que se ofrece para la cuota de abril para las de los meses de mayo y junio.

Para ser beneficiario de esta moratoria las empresas y autónomo debe no tener en vigor aplazamientos de pago de deudas con la Seguridad Social.

Por otro lado, se recoge que aquellos autónomos que hayan suspendido su actividad y pasen a percibir la prestación por cese de actividad por Covid-19 y que no hayan ingresado en plazo las cotizaciones sociales correspondientes a los días efectivamente trabajados del mes de marzo, podrán abonarlas fuera de plazo sin recargo.

En resumen

Entre las medidas que afectan especialmente a autónomos y pymes se encuentran las siguientes:

Con el fin de aliviar la situación financiera de empresas y autónomos afectados por la actual crisis, se habilita a la Tesorería General de la Seguridad Social a conceder de forma excepcional moratorias en el pago de las cotizaciones sociales. En concreto, podrán conceder una moratoria de hasta seis meses para el pago de las cuotas sociales de mayo, junio y julio, además de establecer el aplazamiento del pago de la cotización de abril, con un 0,5% de intereses (siete veces inferior a lo habitual).
En el caso de los autónomos, se establece que los que sean beneficiarios de la prestación por cese de actividad podrán abonar fuera de plazo y sin recargo las cotizaciones del mes de marzo correspondientes a los días previos a la declaración del estado de alarma.
Se permite que empresas y autónomos que no tengan en vigor aplazamientos de pago de deudas con la Seguridad Social puedan solicitar hasta el 30 de junio de 2020 el aplazamiento del pago de las deudas que deban ingresar entre abril y junio de 2020 sin que se aplique ningún interés.
Para el acceso a la prestación extraordinaria por cese de actividad, se adapta la norma para contemplar la situación de determinados colectivos que tienen un alto grado de estacionalidad, como el agrario, el de la cultura, los vinculados a acontecimientos como la Semana Santa u otros.
Se facilita, asimismo, la realización de todos los trámites relativos a aplazamientos en el pago de deudas, moratorias o devoluciones de ingresos indebidos a través del Sistema RED de comunicación electrónica.
Además, se establecen diferentes medidas para que los autónomos y las empresas que se hayan visto afectados por el COVID-19 puedan flexibilizar el pago de suministros básicos como la luz, el agua o el gas, llegando incluso a la posibilidad de suspender su pago. Las cantidades adeudadas se abonarán como máximo en los seis meses siguientes a la finalización del estado de alarma.
La norma establece también una serie de medidas que, igual que en reales decretos-ley pasados, persiguen preservar al máximo el empleo. En este sentido, se adaptan los compromisos de mantenimiento del empleo durante el plazo de seis meses fijados en el RDL 8/2020 a las particularidades de determinados sectores, en particular las vinculadas al mundo de la cultura, atendiendo a su variabilidad y alineamiento con eventos concretos.

Últimas noticias