Las Haciendas forales vascas acuerdan nuevas medidas para paliar los efectos de la inflación

Las diputaciones forales de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa han presentado hoy un nuevo paquete de medidas para hacer frente a la inflación y a los efectos de la situación económica actual, destinadas a personas asalariadas, autónomas y empresas.

Deflactación de las tarifas del IRPF

La primera de las medidas supone deflactar todos los tramos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) un 4% para 2022. Se actualizan también los importes de la reducción por tributación conjunta, minoración de la cuota y asimismo se actualizan las deducciones en el mismo porcentaje del 4%.

Con ello, se busca adecuar el pago de este impuesto a la situación económica actual, evitando que las subidas salariales a consecuencia de la inflación redunden en un aumento de la factura fiscal. Cabe recordar que las haciendas forales ya deflactaron el IRPF un 1,5% a principio de año, por lo que la cifra total sería del 5,5%, en línea con el último indicador adelantado de la inflación subyacente.

De manera inmediata, se ajusta la tabla de retenciones aplicable a los rendimientos de trabajo a partir de septiembre. De esta forma, la deflactación de la tarifa será efectiva desde ese mes. Deflactar significa que todas las personas y familias van a disponer de más dinero en su bolsillo. Por su parte, en el caso de las nóminas abonadas con anterioridad, las cantidades retenidas de más hasta ese momento se ajustarán en la próxima campaña de la Renta.

Deducción anti-inflación

Por otra parte, las haciendas forales también han aprobado una deducción anti-inflación de 200 euros, que podrán aplicar aquellas personas contribuyentes con una base general en Renta de hasta 30.000 euros. Entre los 30.000 euros y los 35.000 euros, la deducción de 200 euros sufre una reducción progresiva punto a punto a medida que aumenta la base de la declaración.

Otras medidas

Además, las diputaciones de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa también han adoptado otra serie de medidas financieras, destinadas a aliviar la situación de personas autónomas y empresas y dotarlas de más liquidez. En el caso de las personas autónomas, quedan exoneradas de la obligación de realizar los pagos fraccionados del tercer y cuarto trimestre del presente ejercicio.

Por su parte, las empresas con un volumen de operaciones inferior a 50 millones de euros y no integradas en grupos empresariales tampoco tendrán que realizar el adelanto del pago fraccionado del Impuesto sobre Sociedades.

Por último, las haciendas forales han decidido dejar exentas las ayudas públicas de 200 euros que se perciban con motivo del Real Decreto Ley 11/2022 (el art. 31 de este RDL 11/2022 incluye la aprobación de una ayuda de 200 euros para rentas bajas. En concreto, la normativa contempla que los asalariados, autónomos y desempleados inscritos en las oficinas de empleo puedan percibir un pago único de 200 euros. Para recibir esa ayuda, los beneficiarios deben residir en hogares en los que la suma de las rentas que perciban los convivientes sea inferior a 14.000 euros en 2021 y cuyo patrimonio descontando la vivienda habitual no supere los 43.196,4 euros).

Si quieres más información

     

 

Últimas noticias