El IVA en las ventas de servicios prestados a través de internet

En 2015 se ha producido el cambio en la normativa del IVA aplicable a los servicios prestados por vía electrónica. El cambio sólo afecta a las operaciones de servicios por vía electrónica B2C; es decir, aquellas operaciones en las que el vendedor es una empresa y el destinatario final es un consumidor (un particular) y no otra empresa o profesional.

Este cambio no afecta a las entregas de bienes, es decir, a cuando se produce una transmisión de bienes corporales o materiales (por ejemplo, una venta de unos zapatos, un teléfono o un mueble), donde se mantienen las reglas que se aplicaban hasta la fecha, las cuales puedes ver en este artículo sobre las operaciones intracomunitarias.

Puedes conocer más sobre este tema descargándote la guía sobre el IVA en el comercio electrónico editada por la Asociación Española de la Economía Digital, Adigital.

¿Cómo funciona la nueva normativa del IVA en servicios electrónicos intracomunitarios?

Así, hasta 2014, la regla de localización del IVA situaba el lugar de realización del hecho imponible (la compraventa) en el territorio de la sede del prestador del servicio para servicios B2C. A partir del 01/01/2015, cambió el criterio de localización por lo que el lugar de prestación del servicio pasa a ser en lugar donde se encuentre el consumidor final. Este cambio en la localización implica que la empresa que presta el servicio por vía electrónica tiene que repercutir el IVA aplicable en el país del comprador, no el del país de origen del vendedor, como sucedía hasta ahora.

Es decir, si un residente de Italia contrata un servicio ofertado por una empresa localizada en España, la venta estará sujeta al IVA italiano (22%) y no al español (21%). Sin embargo, hay que subrayar que en el caso de que los servicios se presten a empresas, no se les repercutirá IVA.

¿Qué servicios se ven afectados por esta nueva norma?

Es importante recordar que este cambio legislativo sólo ha afectado a la prestación de servicios como el  alojamiento Web (hosting, compra de dominios, etc.), diseño y programación de páginas Web, mantenimiento de software o aplicaciones, descarga de música, películas, juegos, etc., juegos de azar o de dinero, o venta de contenidos electrónicos, tales como, periódicos, revistas, publicaciones, informes o venta de cursos a distancia.

Por lo que si los servicios prestados no están relacionados con los anteriormente mencionados, el IVA a aplicar será el mismo que se venía aplicando hasta el 31 de diciembre de 2014, esto es, el IVA del país del vendedor.

¿Qué implica esto a la hora de vender y facturar?

El prestador de servicio está obligado al ingreso del IVA excepto cuando el destinatario es un empresario establecido en otro estado miembro (distinto del prestador).

De manera resumida, las posibles situaciones son:

  • Prestador y destinatario en el mismo estado de la Unión Europea (p.e. España): en la factura se aplica el IVA de ese estado.
  • Prestador y destinatario en distintos estados de la UE:
    • si el destinatario es empresario, no se aplica IVA en la factura (es un caso de “inversión del sujeto pasivo” y es el propio destinatario el que declara e ingresa el IVA)
    • si el destinatario NO es empresario, se aplica el IVA del estado donde está establecido el destinatario
  • Prestador establecido en un estado de la UE y destinatario establecido fuera de la unión (EE.UU., Sudamérica, etc.) NO está sujeto a IVA.

¿Cómo se declara el IVA repercutido en estas operaciones?

Para cumplir con las obligaciones tributarias en la venta de servicios digitales a cliente final, existen dos opciones:

  1. Ingresar el IVA repercutido dándonos de alta en cada país de la Unión Europea donde vayamos a vender servicios online.
  2. Realizar el ingreso en la Hacienda Foral o Agencia Tributaria que nos corresponda, deberemos darnos de alta en el modelo 034 y, posteriormente, presentar el modelo 368 trimestralmente.

Resumen y reglas de localización

A partir del 1 de enero de 2015, los servicios de telecomunicación, radiodifusión o TV y electrónicos tributarán en el Estado miembro de establecimiento del cliente, tanto si el cliente es un empresario o profesional como si se trata de una persona que no tenga tal condición (consumidor final), y tanto si el prestador del servicio es un empresario establecido en la Comunidad o fuera de la misma.

Si esos servicios de telecomunicaciones, radiodifusión o TV y servicios electrónicos son prestados por empresario comunitario:

Destinatario Lugar de tributación
Empresario de otro Estado miembro EM donde el cliente esté establecido o resida
El destinatario declara e ingresa el IVA (“inversión del sujeto pasivo”)
Consumidor final de otro Estado miembro EM donde el cliente esté establecido o resida
El prestador del servicio puede registrarse en un único EM para declarar e ingresar el IVA a través del régimen especial
Empresario o consumidor final
no comunitario
No sujeto
Excepción posible: en ciertos casos, cuando el servicio sea utilizado de forma efectiva en el territorio de aplicación del impuesto

Ejemplo: Un particular con residencia habitual en Francia descarga una película a través de una página web de una empresa española. La empresa española deberá repercutir e ingresar el IVA francés. Podrá optar por registrarse y presentar sus declaraciones del IVA correspondiente a estos servicios en el territorio propio de la empresa prestadora, a través del impreso 368.

 

Últimas noticias