El IVA en las operaciones con el extranjero (I)

Es cada vez más habitual, sobre todo en empresas comerciales o productivas, pero también en las de servicios, la realización de operaciones con proveedores o clientes situados en otros países europeos o extracomunitarios, lo que modifica el funcionamiento habitual del IVA para estos negocios. En este artículo te explicamos que supone vender y comprar a otras empresas de la Unión Europea y que obligaciones conlleva, tanto desde el punto de vista fiscal como de los trámites a realizar. En otro artículo te explicaremos que ocurre si la operación de compra o de venta se realiza con una empresa de fuera de la UE.

El IVA de las operaciones intracomunitarias

Si vas a vender o comprar a empresas situadas en otros países de la Unión Europea, es decir si vas a realizar las llamadas “adquisiciones intracomunitarias” o “entregas intracomunitarias”, sean de bienes o servicios, debes saber que están sometidas a un sistema especial de tributación de IVA, por lo que es importante conocer algunos aspectos de la normativa aplicable en materia de IVA y facturación, así como la obligatoriedad de registrarse en Hacienda, el funcionamiento práctico y las declaraciones a presentar, como el modelo 349.

Lo más relevante es lo siguiente:

  1. Entregas Intracomunitarias

Se denomina así a las operaciones de venta de bienes o servicios a un cliente extranjero, pero dentro de la UE. La ley establece que cuando la entrega se realiza fuera del territorio español, se trata de una operación de entrega intracomunitaria, y está exenta de IVA. Por esto, la factura que se emita no debe llevar IVA y por lo tanto, después, no habrá que declararlo.

No obstante, para poder acogerse a esta exención, el cliente debe estar dado de alta en el censo o registro de operadores intracomunitarios de su país. Puedes comprobarlo en esta página de la web de Hacienda. Si no forma parte del Registro de Operaciones Intracomunitarias es que no consta que sea una empresa y entonces sí que debes incluir el IVA en la factura. Este suele ser el caso de las tiendas online que envían sus productos a clientes particulares fuera de España. Al ser particulares, no están dados de alta en el Registro de operaciones Intracomunitarias, y la factura debe incluir el IVA exactamente igual que si estuvieses vendiendo a un cliente nacional, e incluirlo en la declaración trimestral del IVA si estuvieras obligado a dicha declaración (hay que recordar que los sujetos al régimen de recargo de equivalencia no realizan este tipo de declaración)

  1. Adquisiciones Intracomunitarias

Se llama así a las operaciones de compra de bienes o mercancías a empresas de  otros países de la UE, así como la prestación o compra de servicios prestados por esas empresas. Si estás dado de alta en Operaciones Intracomunitarias (circunstancia que tienes que comunicar al proveedor comunitario) recibirás una factura sin IVA, pero, posteriormente, se está obligado a realizar una “autoliquidación” que consiste en que, en la declaración trimestral del IVA, lo declaras como soportado y, al mismo tiempo, como repercutido (de manera que el efecto sea neutro, como si estuvieras comprando a un proveedor nacional), en las casillas correspondientes a operaciones intracomunitarias en el modelo 303.

Además, todas estas operaciones también tendrán que aparecer en el resumen anual del IVA, el modelo 390, en las casillas correspondientes.

Si la empresa no realiza declaraciones periódicas de IVA (por ejemplo, un comercio sujeto al régimen de recargo de equivalencia), debe realizarse la declaración trimestral utilizando el modelo 309. A diferencia del caso anterior, sí habrá que pagar el IVA y el recargo de equivalencia correspondiente, para que el coste de la compra desde el punto de vista impositivo sea el mismo que si se realizara a un proveedor nacional.

Por otro lado, todos los empresarios y empresas que hayan realizado entregas o adquisiciones intracomunitarias de bienes, y prestaciones o adquisiciones intracomunitarias de servicios es necesario presentar anualmente (o incluso con mayor frecuencia, dependiendo del volumen de las operaciones realizadas) el modelo 349 o Resumen Recapitulativo de Operaciones con Sujetos Pasivos de la UE, que viene a ser un resumen de las operaciones intracomunitarias realizadas.

Conviene recordar que cuando la venta sea a particulares que sean consumidores finales,  se considera que la venta tributa en el país de origen, es decir, que debes incluir el IVA correspondiente en tus facturas.

El Registro de Operadores Intracomunitarios

Los empresarios, profesionales o empresas que realicen operaciones intracomunitarias deben inscribirse previamente en el Registro de Operadores Intracomunitarios, lo que les proporciona un número especial de identificación fiscal (NIF) para el IVA o número de operador intracomunitario.

El alta el Registro de Operaciones Intracomunitarias se hace mediante la cumplimentación del apartado correspondiente en el modelo censal 036 (De alta, modificación y baja en el censo de empresarios/as, profesionales y retenedores/as), bien en el momento de la comunicación de inicio de actividades económicas (ya sea con carácter previo o efectivo) del empresario o mediante una modificación posterior de sus datos, cuando prevea realizar este tipo de operaciones.

En este tipo de operaciones intracomunitarias, el empresario o empresa que realiza una venta intracomunitaria,  para poder emitir una factura sin IVA está obligado a comprobar previamente que su cliente está inscrito en el Registro de Operaciones Intracomunitarias de su país. Para ello, se debe requerir directamente o comprobar el CIF de tu cliente europeo en la siguiente página de consulta en la web de la Agencia Tributaria, relativa al censo VIES. Si no estuviera inscrito, al presumirse que no es empresario, se debe cargar el tipo de IVA aplicable en España.

Agencia Tributaria

Esta gestión informativa también puede realizarse en la siguiente página de la Comisión Europea.

Comisión Europea

Por el contrario, el autónomo o empresa que realiza la compra, para recibir una factura sin que le apliquen el IVA del país de origen de la empresa vendedora, deberá comunicar a su proveedor su NIF Intracomunitario, para que pueda hacer la comprobación en el Registro de su país.

En todo caso, hay que señalar que la gestión de las operaciones internacionales de carácter intracomunitario conlleva una cierta complejidad, en la que pueden influir diversos factores no contemplados en este artículo de carácter introductorio y novedades normativas que pudieran tener lugar. Por ello, te recomendamos que si tienes alguna duda, te pongas en contacto con el servicio gratuito de Consulting-Pro, utilizando el teléfono 900 100 240 o mandando tu consulta a través del siguiente formulario.

Últimas noticias