El Gobierno de Navarra aprueba la firma de un convenio con el Ministerio de Hacienda y la Agencia Tributaria para ayudas directas a autónomos y empresas

Navarra, el Ministerio de Hacienda y la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) firmarán en fechas próximas el convenio que regula la colaboración entre estas tres administraciones de cara a la puesta en marcha y ejecución en Navarra de las ayudas directas que el Gobierno de España ha aprobado para los autónomos y las empresas afectadas por la pandemia del coronavirus.

68 millones de ayudas directas para autónomos y empresas

Al mismo tiempo que se avanza con el Ministerio de Hacienda y la AEAT para la firma del convenio, los departamentos de Economía y Hacienda, y de Desarrollo Económico y Empresarial están trabajando en la elaboración de las bases reguladoras para la correspondiente convocatoria de ayudas, que se prevé pueda ponerse en marcha a finales de junio.

El objetivo por el que está trabajando el Gobierno es que este nuevo paquete de ayudas, que ascenderá a cerca de 68 millones de euros, pueda llegar en Navarra a los autónomos y empresas, cuyo volumen de operaciones anual cayera más del 30 % en el año 2020 respecto al año 2019.

Las ayudas directas de la línea COVID, aprobada por el Gobierno de España, tienen como objetivo reforzar la liquidez y solvencia de aquellas empresas viables que están sufriendo una intensa caída de sus ingresos debido a la reducción de su actividad como consecuencia de la pandemia del COVID-19. Gracias a ellas se pretende asegurar los puestos de trabajo, mantener y potenciar el tejido productivo y fomentar la competitividad de la economía. El Congreso de los Diputados convalidó el Real Decreto-ley 6/2021, de tal forma que las comunidades autónomas pueden ampliar a más sectores que los definidos en un primer momento estas ayudas.

Las y los beneficiarios podrán destinar estas ayudas a satisfacer sus obligaciones de deuda y pagos a proveedores, así como costes fijos, siempre y cuando estas obligaciones se hubieran generado entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de mayo de 2021.

Quienes se beneficien de estas ayudas asumen el compromiso de mantener la actividad hasta el 30 de junio de 2022 y no repartir dividendos durante 2021 y 2022, con el fin de garantizar que llevan efectivamente a un refuerzo de la solvencia y a una mayor capacidad de producción y empleo.

Últimas noticias