Comerciantes y profesionales deberán tener una alternativa al pago en efectivo en compras superiores a 30 euros

El Gobierno va a obligar a cualquier negocio a ofrecer a los consumidores la posibilidad de utilizar algún instrumento de pago (como una tarjeta de débito o crédito u otros métodos electrónicos), como alternativa al dinero en efectivo, en compras y transacciones cuyo importe supere la cantidad de 30 euros.

El instrumento de pago disponible deberá anunciarse en algún lugar visible del local, establecimiento o instalaciones del empresario o profesional. Esta iniciativa forma parte del Anteproyecto de Ley de Servicios de Pago, que ha aprobado ya en primera vuelta el Consejo de Ministros.

Además, el Gobierno quiere aprovechar esta normativa para mejorar la protección de los ciudadanos en el caso de que les roben o pierdan sus tarjetas y puedan ser utilizadas de forma fraudulenta para realizar compras en efectivo o retirar dinero de los cajeros sin su consentimiento. Así, incluye que se reduzca de los 150 euros actuales a 50 euros las pérdidas máximas que un cliente deberá asumir en el caso de que se produzca una operación de pago no autorizada como consecuencia del uso fraudulento, extravío o robo de la tarjeta u otro instrumento de pago.

Asimismo, se contempla también reducir el plazo de respuesta para la resolución por parte de las entidades de las reclamaciones de los usuarios de servicios de pago (a 15 días, frente a los dos meses que se establecía anteriormente).

El texto debe obtener aún los dictámenes correspondientes y volverá de nuevo al Consejo de Ministros para ser aprobado como Proyecto de Ley e iniciar la tramitación parlamentaria.

Últimas noticias