Cambios en la identificación online con tu banco: la nueva normativa de pagos PSD2

Si has intentado acceder estas últimas semanas a tu cuenta a través de internet, habrás visto un mensaje que te dice que la forma de tenías de identificarte hasta ahora va a cambiar y que se va a incorporar un nuevo sistema de acceso más seguro. 

Pero, ¿en qué consiste ese cambio y a qué se debe?

En principio, a partir del 14 de septiembre, las entidades tenían que comenzar a aplicar la nueva normativa de pagos de la Unión Europea (UE), la llamada PSD2 (Payment Service Directive 2). Por ellos, los bancos han empezado a avisar a los usuarios de los cambios que supone, sobre todo a la hora de acceder a los canales digitales y realizar determinadas operaciones, como pagos.

No obstante, el Banco de España ha señalado que va a conceder un plazo adicional, aún sin definir, para poder culminar esa aplicación.

La normativa PSD2 reguladora de los servicios de pago en Europa se articula en torno al concepto de “autenticación reforzada del cliente”. Establece que para realizar operaciones por internet se necesitará comprobar la identidad del consumidor con al menos dos de tres sistemas propuestos por la normativa:

  • Algo que únicamente conozcamos nosotros, como una contraseña o PIN.
  • Algo que solo tengamos nosotros, tipo tarjeta de coordenadas, contraseña, PIN o el propio móvil.
  • Algo que forme parte de nosotros, como puede ser nuestra huella dactilar, iris, reconocimiento facial, etc…

La independencia se garantiza, haciendo que la vulneración de uno no comprometa la fiabilidad de los demás y no se tenga la exigencia de dispositivos diferentes. Esta autenticación será obligatoria al acceder a la cuenta de pago online, cuando se haga una operación de pago electrónica o una acción remota que entrañe algún riesgo.

Excepciones

No obstante, la nueva directiva PSD2 ha establecido algunas excepciones a la hora de usar esta autenticación reforzada, como es el caso de acceder a un cuenta bancaria únicamente para:

  • Consultar el saldo o los movimientos.
  • Realizar pagos online de menos de 30 euros
  • Pagos móviles o contactless por importe inferior a 50 euros.
  • Pago en terminales no atendidos como peajes o aparcamientos.
  • Operaciones recurrentes por el mismo importe y  mismo beneficiario.
  • Pagos a clientes incluidos en una lista de confianza, entre otras.

En esta infografía puedes ver cómo va a aplicar Laboral Kutxa esta normativa, a través de un nuevo sistema de claves.

Últimas noticias