PERMISO RETRIBUIDO RECUPERABLE: CÓMO FUNCIONA

Una de las medidas derivadas del decreto el Real Decreto-ley 10/2020 que impone la paralización hasta el 9 de abril de los servicios considerados no esenciales para hacer frente a la pandemia del coronavirus es la figura del permiso retribuido recuperable. Así, los trabajadores de estas actividades disfrutarán del mismo durante este período. Es decir, seguirán recibiendo su salario, que abonará la empresa, con normalidad y una vez termine la situación de emergencia, recuperarán las horas de trabajo no prestadas.

Se trata de una figura nueva, ya que, hasta ahora, los permisos pagados no se debían recuperar.

No obstante, las empresas obligadas a aplicar el permiso retribuido recuperable podrán establecer, en caso necesario, un número mínimo de plantilla o fijar los turnos de trabajo que considere imprescindibles para mantener la actividad que sea indispensable.

¿Desde cuándo y hasta cuándo va a aplicarse?

El permiso retribuido recuperable se prolongará de los días 30 de marzo al 9 de abril, ambos inclusive.

¿Quién recibe el permiso retribuido recuperable?

Los trabajadores de actividades consideradas no esenciales. Eso sí, no podrán acogerse aquellos que estén teletrabajando, que estén en proceso de un ERTE o que se encuentren de baja por incapacidad temporal, paternidad y maternidad. Por otro lado, a los trabajadores que tengan una reducción de jornada se les tendrá que dar ahora un permiso retribuido recuperable proporcional al número de horas que hagan.

¿A quien no afecta?

Además de a los anteriormente citados (trabajadores en teletrabajo, ERTE o baja) a todos los considerados esenciales, incluyendo desde toda la cadena de abastecimiento de bienes de primera necesidad, al mantenimiento de transportes públicos y carreteras, fuerzas de seguridad del Estado, Ejército, establecimientos sanitarios, empleadas del hogar, cuidadoras, servicios de telecomunicaciones e información, luz, gas, personal de limpieza de estas empresas, entre otros.

Tampoco afecta a los afecta a los trabajadores autónomos cuyas actividades estaban permitidas hasta la fecha. Todos ellos podrán seguir trabajando, ya que la medida sólo afecta a los trabajadores asalariados que aquellos tengan contratados.

¿Qué pasa si la empresa ya tiene en marcha un ERTE?

El permiso no se aplicará a los trabajadores afectados por un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo), que ya no acuden al trabajo, salvo que este sea de reducción de jornada. En los de reducción de jornada, por la parte proporcional que se siguiera trabajando, se tendrá que dar ahora un permiso retribuido recuperable.

¿Quién paga las nóminas durante los dos semanas de permiso retribuido recuperable?

Las empresas que no sean consideradas servicios esenciales dejan de producir, pero tendrán que seguir asumiendo sus costes laborales habituales. Según el Real Decreto, durante el permiso, los trabajadores y trabajadoras seguirán percibiendo sus retribuciones íntegras, tanto el salario base como los complementos a los que tengan derecho. Y las empresas deberán seguir pagando todas las cotizaciones que les corresponden.

Así que hasta el jueves 9 de abril los trabajadores de actividades no esenciales seguirán cobrando su sueldo aunque no vayan a trabajar, y será la empresa la que lo tenga que abonar. Las horas que se pierdan serán recuperadas cuando la situación vuelva a la normalidad.

¿Cómo se recuperarán las horas que no se trabajen?

El real decreto establece que la recuperación de las horas de trabajo se podrá hacer efectiva hasta el 31 de diciembre. Esta recuperación deberá negociarse en un periodo de consultas abierto al efecto entre la empresa y la representación legal de las personas trabajadoras si la hubiera o con los propios trabajadores, que tendrá una duración máxima de siete días.

Además, la recuperación de estas horas no podrá suponer, en ningún momento, el incumplimiento de los periodos mínimos de descanso diario (12 horas entre jornada y jornada) ni semanal (1,5 días) previstos en la ley, ni la superación de la jornada anual máxima fijada en el convenio colectivo que sea de aplicación. También deberán ser respetados los derechos de conciliación de la vida personal y familiar reconocidos legal y convencionalmente.

Un permiso retribuido, por ejemplo, son los 15 días que se concede a un trabajador cuando se casa, los días pactados en cada convenio colectivo para acompañar a un familiar hospitalizado o el día que un empleado tiene para hacer una mudanza.

 

Azken berriak