Las cooperativas de Euskadi ya tienen nueva ley para regir su funcionamiento

El Parlamento Vasco ha aprobado la Ley de Cooperativas de Euskadi que entre otros aspectos, eleva al 30% el límite de empleados por cuenta ajena (no cooperativistas) que pueden tener estas entidades y protege el patrimonio personal de los socios frente a las pérdidas de las cooperativas. Además, el texto reformula la configuración legal de las cooperativas de vivienda y transporte e incorpora otros tipos como son las de fomento empresarial o las junior cooperativas. La reforma también establece que, a partir de ahora, los consejos rectores de las cooperativas deban ser “paritarios” con el objetivo impulsar la igualdad entre hombres y mujeres.

Se trata de una Ley que va a aplicarse a un gran colectivo socio-empresarial de Euskadi cifrado en cerca de 2.000 empresas cooperativas y 80.000 empleos.

La nueva norma entra en vigor 30 días después de su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco (lo que se produjo el 30 de diciembre de 2019) y las cooperativas tendrán dos años para la adaptación de sus estatutos a la nueva Ley.

Esta ley actualiza una normativa que databa de 1993, integra varias normativas que estaban dispersas (como las de las cooperativas pequeñas) y pretende adaptar la regulación de estas entidades a los retos que las cooperativas afrontan en la actualidad.

Principales cambios

Mayor flexibilidad: se podrá contratar hasta un 30% de personal no socio.

La búsqueda de fórmulas que den flexibilidad para competir con el resto de tipos de empresa lleva a elevar en las cooperativas de trabajo asociado del 25% al 30% el número de horas/año a realizar por trabajadores contratados y no socios. Este porcentaje (en el que en todo caso no computan determinadas prestaciones de trabajo) puede ser superado si necesidades objetivas de la empresa obligan a ello, durante un periodo que no exceda de tres meses. Para superar dicho plazo deberá solicitarse autorización motivada al departamento del Gobierno Vasco competente en materia de trabajo.

En el caso de las sociedades cooperativas pequeñas, se mantiene que, durante un plazo máximo de cinco años, a contar desde su constitución, pueden contratar personas trabajadoras por cuenta ajena en un número que en conjunto no sea superior al de aquellas personas socias trabajadoras de duración indefinida.

En cualquier caso, el número de personas trabajadoras por cuenta ajena a contratar por la sociedad cooperativa pequeña no podrá exceder de cinco.

Además, durante el plazo máximo de cinco años, a contar desde la fecha de su constitución, las sociedades cooperativas pequeñas con cinco o menos de cinco personas socias trabajadoras de duración indefinida, podrán contratar hasta cinco personas trabajadoras por cuenta ajena y hasta cinco personas socias trabajadoras o de trabajo de duración determinada.

Blindaje de las personas socias: se aclara la imputación de pérdidas de la cooperativa.

La norma detalla que los socios no responderán personalmente de las deudas de la cooperativa, estando su responsabilidad por dichas deudas limitada a las aportaciones al capital social que hubieran suscrito, quedando libre su patrimonio personal. Al tiempo, esa aportación será inembargable.

A partir de ahora, la cooperativa responderá por las deudas sociales con todo su patrimonio presente y futuro, excepto el correspondiente a la contribución para la educación y promoción cooperativa y otros fines de interés público, que solo podrá utilizarse para responder de las obligaciones contraídas para el cumplimiento de dichos fines.

Además, precisa que las personas socias que causen baja no tendrán responsabilidad alguna por las deudas que hubiese contraído la cooperativa con anterioridad a su baja, salvo quienes hubieran suscrito de forma voluntaria contratos o asumido obligaciones con la sociedad cooperativa. En ese caso la ese tipo de contratos no se extinguen con la pérdida de la condición de socio y por tanto responderán de su cumplimiento aún después de causar baja

Gestión interna: se busca la mejora y modernización del consejo rector

Ante necesidades de profesionalizar la gestión, se prevé que se puedan incorporar al consejo rector personas que no sean socias hasta completar un 30% del total. El cargo de administrador es gratuito, pero se podrá aprobar un salario, siempre tomando en cuenta la situación y la dimensión de la empresa, así como las funciones que se desempeñen.

Adaptación digital.

La Ley incorpora las nuevas tecnologías de la comunicación como herramienta. Así, se posibilitan fórmulas como la utilización de las TICs para convocar las Asambleas Generales, que el órgano de Administración pueda celebrarse por videoconferencia u otros soportes técnicos, o el uso de las páginas web corporativas para la prestación de la información societaria a las personas socias o haciendo posible el depósito de cuentas por vía telemática.

Modernización societaria: se apuesta por facilitar las fusiones o escisiones con otros tipos de empresa

Uno de los avances en lo relativo a la arquitectura jurídica de las cooperativas y su negocio es la posibilidad de abordar fusiones o escisiones que les den agilidad. Se introduce la previsión expresa de la posibilidad de que se fusionen con cualquier otro tipo de sociedad.

Aclaraciones: se regulan específicamente las cooperativas de transporte

Para evitar confusiones y problemas con las cooperativas de transporte, se prevé expresamente (art. 129 de la Ley) su constitución como cooperativa de servicios, (en línea con lo que ya se contemplaba en la regulación de las cooperativas de servicios empresariales) o como cooperativas de trabajo asociado, según las facultades y características de quienes se asocien.

Jóvenes: nacen las llamadas cooperativas junior

Aunque ya existían como cooperativas de trabajo asociado, ahora se crea una clase específica para ellas. Son junior cooperativas las promovidas por estudiantes que tienen por objeto la aplicación práctica de las habilidades y conocimientos adquiridos en los centros de enseñanza en los que se encuentran matriculados, mediante el desarrollo de actividades económicas destinadas a la producción de bienes o prestación de servicios.

La duración de la cooperativa tendrá carácter indefinido. No obstante, cuando de todas sus personas socias únicamente dos cumplan el requisito de ser estudiantes, la cooperativa perderá su consideración de junior sociedad cooperativa.

Igualdad: en busca de la paridad en los órganos

Se plantea que las cooperativas han de procurar la presencia equilibrada de las personas socias en sus órganos de representación, así como el establecimiento de medidas de igualdad de género, especialmente, las dirigidas a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

 

Últimas noticias