¿Cuándo dispongo el dinero cuando ingreso un cheque o recibo una transferencia?

Ingresos y fecha valor

La importancia de la fecha valor.

Tal vez nos haya ocurrido que, ante la inminencia de tener que realizar algún pago, de cara a tener liquidez hayamos ingresado en nuestra cuenta un cheque o hayamos recibido una transferencia.

Sin embargo, y a pesar de esas gestiones, en el momento en que ese pago debe realizarse, en nuestra cuenta “no está disponible de manera efectiva” ese dinero, lo que nos puede suponer un importante problema al carecer de fondos para poder responder a esa obligación.

¿Por qué no está disponible realmente ese dinero en nuestra cuenta?

En primer lugar, hay que aclarar que ese dinero sí está en la cuenta y está disponible. Un aspecto diferente es que el hacerlo tenga repercusión en el saldo por valoración de la cuenta y, por tanto, en la próxima liquidación de intereses, tanto a favor como en contra, de la misma.

Todos los usuarios de servicios bancarios, sean particulares o profesionales y empresas, tienen que manejar una serie de conceptos con el fin de evitar que una mala interpretación de los mismos pueda acabar provocando más de un problema en su tesorería.

  • Este sería el caso de la fecha valor y de la fecha contable o de operación, conceptos que son diferentes y que tienen implicaciones diferentes, pero que pueden parecer similares.

En este artículo te explicamos que son y qué consecuencias tiene su aplicación para los clientes de las entidades bancarias.

De entrada, al consultar las operaciones de nuestra cuenta bancaria, podemos ver que existen dos datos de fecha para cada movimiento: la fecha en la que se realiza cada operación y la fecha valor.

Ambas fechas no siempre coinciden, siendo en ocasiones la fecha valor posterior a la fecha de la operación. ¿Cuál es el motivo? ¿Qué diferencia hay entre estas dos fechas y qué significa cada una de ellas?

  • Por ejemplo, si me pasan un recibo el día 25, y no hay saldo, es posible que me lo carguen el 26, si ya hay saldo, pero el día 25 el saldo valor habrá sido negativo, ya que ese recibo se carga con fecha contable del día 26 y fecha valor del 25.

¿Qué fechas se reflejan en nuestras operaciones bancarias?

Tal y como hemos apuntado, podemos encontrarnos principalmente con dos fechas en nuestros movimientos y operaciones bancarias: la fecha valor y la fecha contable o de operación.

  • La fecha contable o de operación: es aquella en que se apunta la operación, bien porque se lleva a cabo de manera efectiva, bien por haber llegado la información de la misma a la entidad bancaria.

Por ejemplo, en el caso de una transferencia entre dos entidades, la fecha de operación para quien la ordena es el mismo día que la envía, pero para el beneficiario es el día que la recibe. Salvo que sea una transferencia electrónica de fondos OMF (orden de movimiento de fondos), no van a coincidir la fecha de la operación y la fecha valor.

  • La fecha valor: es la fecha a partir de la cual el banco comienza a calcular los intereses generados por un abono en la cuenta (una entrada de fondos) o cuando deja de generarlos un adeudo (una salida de fondos), pudiendo diferir ésta de la fecha en la cual se realiza o contabiliza una operación determinada.

Aunque desde el punto de vista de las entidades bancarias la diferencia en tiempo entre la fecha contable y la fecha valor tiene sentido porque existen unas limitaciones técnicas (por ejemplo, comprobar si un cheque procedente de una entidad bancaria extranjera tiene fondos), las cuales impiden ejecutar determinadas operaciones en el mismo instante en el que el cliente las lleva a cabo, existen unos límites a estas diferencias.

Así, las entidades financieras no pueden imponer los plazos que ellas quieran, sino que la diferencia máxima que puede existir entre estas dos fechas la marcó inicialmente el Banco de España con su Circular 8/1990 de Transparencia y Protección de la Clientela, y sus posteriores actualizaciones, así como las leyes de servicios de pago de 2009 y 2018, los cuales fijan los días hábiles máximos que pueden transcurrir desde el lanzamiento de la operación por el cliente, hasta que ésta sea efectiva.

  • De manera general, la fecha valor suele ser posterior a la fecha contable para los abonos y coincidir (e incluso ser anterior) para los cargos.

Algunos ejemplos

En el caso del ingreso de un cheque de proveniente de otra entidad puede ocurrir lo siguiente:

  • Como su fecha de valoración suele ser 2 días posterior al ingreso contable, si retiro el dinero al día siguiente, se podría generar un descubierto por valoración (otra cosa es que el cheque haya podido ser ingresado “salvo buen fin”, es decir, condicionando el abono del mismo al cobro efectivo del cheque: entonces, independientemente del tema de la valoración, el cheque no es disponible hasta que se haya llevado a buen término el intercambio bancario).

Otro ejemplo de diferencia en la valoración son los abonos y cargos periódicos cuando tocan en festivo.

  • Por ejemplo, si me pasan la cuota de préstamo todos los días 10 y ese mes cae en domingo, me lo pasarán contablemente el 11, pero con fecha valor del día 10 (y si el día 10 no tenía saldo, aunque lo tuviera el 11, se produce un descubierto por valoración).

¿Qué fechas marca la normativa legal?

En principio, las entidades bancarias pueden mejorar las condiciones marcadas por el Banco de España, en favor de sus clientes, pero nunca pueden empeorarlas. Estas condiciones de valoración deben ser publicadas obligatoriamente en el folleto de tarifas de la entidad bancaria, el cual es público y como tal puede ser consultado en el registro que el Banco de España mantiene a tal efecto.

Desde la entrada en vigor del Real Decreto-Ley de Servicios de Pago en el año 2018 (que se aplica a las operaciones de pago realizadas en euros o en la moneda de un Estado miembro que no forme parte de la zona del euro, como Dinamarca o Reino Unido -en el caso de este último hasta que se consume el Brexit-), tenemos que:

  • La fecha valor del abono en cuenta ahora debe coincidir con la fecha en la que la entidad bancaria recibe los fondos del banco del ordenante.
  • En transferencias desde diferentes entidades, la fecha de valor será un día hábil después de la fecha de la orden de pago del ordenante.
  • Para transferencias entre cuentas de la misma entidad, la fecha valor será el mismo día en el que se emitió la orden de pago.
  • Antes de la aplicación de la Ley de Servicios de Pago de 2009, los ingresos en efectivo realizados por consumidores antes de las 11:00 horas tenían como fecha de valor el mismo día de la operación y el día hábil siguiente si se realizaban después de esa hora. Actualmente, con la entrada en vigor de dicha ley, la fecha valor será la del día de la operación, con independencia de la hora en la que se realice el ingreso, lo que permite disponer del importe ingresado desde el mismo momento en que tenga lugar la recepción de fondos.

En este sentido, la norma de 2019 introduce una mejora para las microempresas, ya que se les aplica el mismo criterio. Así, en el caso de que no se sea consumidor o microempresa, se podrá establecer que no se disponga del importe ingresado hasta el día siguiente de la recepción de los fondos.

Otro aspecto a tener en cuenta es qué días se consideran días hábiles. Por norma general se consideran hábiles los días de la semana de lunes a viernes. En algunos tipos de operación en los que hay intercambio entre entidades u otros sistemas de liquidación, cada año se publican los días inhábiles de cada sistema y los plazos de las operaciones se calculan teniendo en cuenta este calendario publicado.

Por lo tanto, y para evitar problemas y costes innecesarios, es importante atender no solo a la fecha en que realizamos nuestras operaciones bancarias, sino también a la fecha valor para las mismas.

Normas de valoración de cargos y abonos de Laboral Kutxa

[PINCHA AQUÍ PARA VER TODOS LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS]

Últimas noticias