Régimen de la Seguridad social para administradores de las Sociedades Limitadas y Anónimas

Una duda recurrente por parte de socios/as y personas administradoras de las sociedades de capital (S.L. y S.A) es:

  • ¿Tengo la obligación de darme de alta en la Seguridad social?
  • En ese caso, ¿Me doy de alta en el régimen de autónomos o en el régimen general?

Para dar una respuesta adecuada a la cuestión planteada, hay que ponderar las siguientes cuestiones:

  • Si se va o no a trabajar en la empresa. En el caso que la persona sea únicamente socio/a capitalista, no está obligada a darse de alta en la Seguridad social.
  • En el supuesto en que el socio/a vaya a trabajar en la empresa, deberá tenerse en cuenta el porcentaje de acciones o de participaciones sociales que se detente en el capital social de la sociedad.

A diferencia de las personas trabajadoras socias de las cooperativas o de las sociedades laborales, los socios/as de las sociedades de capital no pueden elegir el régimen de la Seguridad social en el que deben cotizar, sino que es la propia Seguridad social la que determina si se debe cotizar en el régimen de autónomos o en el régimen general.

La respuesta depende de los siguientes aspectos:

  • El porcentaje de participación que se tenga en el capital social de la empresa.
  • El porcentaje de participación que se tenga en la sociedad junto a familiares directos con los que conviva la persona administradora en el mismo domicilio.
  • Si se va a ejercer labores de dirección y gerencia.

Tres son las alternativas que da la Seguridad social para incluir a las personas socias trabajadoras en un régimen u en otro:

  • Régimen General
  • Régimen General asimilado (sin derecho a la prestación de desempleo ni a FOGASA)
  • Régimen Especial de los trabajadores/as por cuenta propia o autónomos.

Casuísticas y el régimen correspondiente en las sociedades de capital

Finalmente, hacemos referencia a un supuesto especial: el caso de las denominadas sociedades profesionales.

  • Estas sociedades son aquellas que se crean con el objeto de desarrollar una actividad profesional sujeta a colegiación obligatoria.
  • Sería el caso de las personas profesionales como médicas, auditoras, abogadas, arquitectas…
  • Estas sociedades tienen su propia normativa, que es la Ley 2/2007 de 15 de marzo.
  • En estos casos, los socios/as profesionales pueden elegir cotizar en el régimen de autónomos o bien en la Mutualidad alternativa al RETA que tienen algunas de estas profesiones, por ejemplo, los casos de los abogados/as o arquitectos/as.

Para cualquier inquietud o aclaración que puedan tener con este tema o con cualquier otro asunto vinculado con su actividad empresarial o profesional, tienen a su disposición:

  • El teléfono gratuito de Consulting PRO: 900 100 240
  • O pueden hacernos la consulta directamente desde esta misma página web.
  • Y ahora también puedes seguirnos en Linkedin para ampliar esta información.

Últimas noticias