E-COMMERCE, UNA OPORTUNIDAD PARA AMPLIAR EL NEGOCIO

En apenas una década el e-Commerce se ha consolidado como una modalidad comercial accesible, económica, rápida, efectiva y segura.

La posibilidad de disponer de un escaparate virtual capaz de mostrar un producto a un mercado global durante todos los días del año ha animado a:

  • Los propietarios y propietarias de tiendas físicas a abrir sucursales digitales.
  • Muchas personas emprendedoras a poner en marcha un negocio con múltiples posibilidades.

Según la última Encuesta de la Sociedad de la Información elaborada por Eustat en 2017:

  • 400 establecimientos comerciales vascos, la cuarta parte del total, habían extendido su negocio a internet.

Durante ese año, sus cifras de actividad comercial fueron de récord: las ventas online supusieron el 41,4% de las totales, y las compras, el 36,2%. En términos absolutos, estos porcentajes se tradujeron en 274,1 millones de euros en ventas, y 12.758,8 millones en compras.

Más allá de estas cifras, los e-Commerce tienen varias ventajas objetivas:

Permiten ampliar las zonas y canales de distribución. El comercio electrónico facilita el acceso a lugares prácticamente inaccesibles con una tienda física.

Los costes de transporte se han abaratado. Las empresas de transporte han puesto el foco en este negocio y han abaratado notablemente los precios de distribución. Además, se produce el efecto long tail, según el cual los productos y servicios más específicos y con un target muy definido pueden ser económicamente tan atractivos como los de consumo generalizado.

Las comunicaciones son sencillas y fluidas. Los canales de comunicación con la clientela son instantáneos y prácticamente gratuitos, y permiten mantener una relación fluida, sencilla y personalizada.

Tecnología al servicio de la venta. La digitalización aporta un montón de datos que sirven para mejorar las estrategias comerciales, por ejemplo, realizar un seguimiento de cada visita que recibe el comercio electrónico, saber qué productos buscan los internautas, cómo llegan a la página, qué elementos les interesan…

El acceso es cada vez más rápido y directo. La popularización de los smartphones ha incrementado notablemente el uso de este dispositivo a la hora de realizar compras digitales, y aunque el PC sigue siendo el más utilizado, el auge del móvil favorece la compra impulsiva y la actividad comercial en cualquier momento y lugar.

Para poder sacar todo el partido a una web de venta online es importante prestar especial atención a su diseño y características antes de diseñarla. En un e-Commerce las funciones deben estar orientadas a su principal objetivo, que es la venta a través de la propia web, y debe incluir algunos de los siguientes elementos:

  • Catálogo de productos. Debe estar organizado por categorías, incluir filtros y un buscador para facilitar la compra. Además, tiene que recoger una ficha de detalle de cada producto con imágenes.
  • Rankings. Esta tabla incluye los productos más vendidos, las novedades o las ventas estrella.
  • Información general. Es una de las partes más importantes de la página porque genera seguridad en la venta. En este apartado se debe incluir la información de la empresa, las instrucciones de compra, las políticas de devolución, los datos de contacto, la Política de Privacidad e Información legal, y las formas de envío y de pago, entre ellas, el pago por transferencia, contra reembolso, por PayPal u otras plataformas de pago y con tarjeta de crédito y débito, a través de un TPV Virtual.

Una vez definidas estas funciones y características, es necesario pensar en el diseño de la página.

Existen tres opciones generales para diseñar una tienda online:

Recurrir a programadores y diseñadores web para diseñar una página específica, diferenciada y a medida. Su elevado coste hace que esta opción sea usada solo por grandes corporaciones.

Utilizar plataformas de diseño que permiten poner en marcha un comercio online sin grandes conocimientos informáticos. Algunas de las más populares son:

  • WooCommerce es una solución sencilla y rápida para poner en marcha una tienda online. Está pensada para aquellos comercios que no necesitan una gestión compleja ni integraciones con terceros y es fácil de usar. Además, permite complementarla con un blog, ofrece opciones de personalización de diseño y numerosas plantillas ya diseñadas.
  • Prestashop es la más utilizada, con diferencia, por la mayoría de los comercios digitales de nuestro entorno. Ofrece muchas posibilidades y permite una gestión avanzada en multitud de aspectos, así como incorporar módulos adicionales. Es una buena opción para aquellos establecimientos a los que WooCommerce se le queda pequeña.
  • Magento es la más completa: supera en detalles, opciones e integración al resto y se puede considerar la más apropiada para un gran negocio de ámbito nacional e internacional. Sin embargo, también resulta la más complicada de gestionar.

Recurrir a marketplaces, las llamadas “tiendas de tiendas”. Se trata de una buena opción para aprovechar la fortaleza de los grandes distribuidores y un mercado potencial de más de 3.000 millones de consumidores a cambio de una comisión o una cuota mensual. Su principal pega es que no permite diferenciar el producto propio del de la competencia. Entre los principales marketplaces se encuentran Amazon, eBay, Aliexpress, Wallapop, FNAC y DENDAgo!, entre otros muchos.

Con el objetivo de explicar las connotaciones que tiene la adaptación de un negocio tradicional a uno online, el Grupo Spri ha puesto en marcha un curso sobre e-Commerce y la visión estratégica para vender por internet dirigido a microempresas o autónomos que quieran aprender a utilizar internet y sus herramientas de forma sencilla y gratuita.

En cualquier caso, en nuestro entorno existen numerosos ejemplos de negocios que han decidido adentrarse en el universo digital, cada uno de ellos con características adaptadas a sus especificidades. Entre ellos están Fitness Digital, la empresa de bicicletas Orbea, la conservera Arroyabe y la tienda de moda Atakontu.

Últimas noticias