Diferencias entre la Incapacidad Permanente Parcial, Total y Absoluta

Las incapacidades permanentes son los casos en que las personas trabajadoras no pueden seguir desempeñando el trabajo al que se venían dedicando. De manera general, una persona trabajadora se encuentra en situación de Incapacidad Permanente:

  • Debido a una enfermedad, lesión o trastorno de la salud o presenta limitaciones físicas graves y previsiblemente definitivas, que disminuyen o anulan su capacidad laboral.

Y cuenta con el derecho a:

  • Una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de rentas salariales o profesionales derivadas de las causas mencionadas.

Las Incapacidades Permanentes se dividen en grados basados en el porcentaje de reducción del rendimiento de trabajo que suframos en nuestra actividad laboral. Se diferencian en los siguientes grados:

  • Parcial: Supone una disminución no inferior al 33% del rendimiento de la persona afectada. Indemnización de 24 mensualidades.
  • Total: Inhabilita al trabajador para realizar las labores principales de su profesión, pero puede dedicarse a otra distinta. Pensión vitalicia del 55% o 75% de la base reguladora.
  • Absoluta: Inhabilita por completo al trabajador para cualquier oficio o profesión. Pensión vitalicia del 100% de la base reguladora.
  • Gran invalidez: Inhabilita por completo a la persona trabajadora y precisa asistencia de otra persona para sus actividades diarias. Pensión vitalicia del 100% de la base reguladora más un complemento.

En el caso de los trabajadores autónomos:

  • Pueden optar a dicha prestación siempre y cuando hayan optado por incluir en su cotización las coberturas por accidente de trabajo y enfermedad profesional.

¿ Todas las Incapacidades Permanentes son iguales?

Las Incapacidades Permanentes se dividen en diversos grados

  • Incapacidad parcial, total, absoluta y gran invalidez.
  • Están sujetas al porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo para la profesión habitual que sufra la persona trabajadora.

La Incapacidad Permanente Parcial

Se considera Incapacidad Permanente Parcial para la profesión habitual

  • Sin alcanzar el grado de total, ocasione al trabajador una disminución no inferior al 33% de su rendimiento normal para dicha profesión sin impedirle la realización de las tareas fundamentales.
  • La prestación económica a la que tiene derecho el autónomo es una indemnización en un pago único.
    • 24 mensualidades tomando la base reguladora por contingencias profesionales, siempre y cuando cumpla determinadas condiciones (no hacer cumplido la edad ordinaria de jubilación, encontrarse en situación de alta o asimilada al alta, haber cotizado un mínimo de tiempo).
  • Sin embargo, no existe en el Régimen de Autónomos si deriva de accidente no laboral o enfermedad común.
  • Además, a diferencia de los otros grados, no extingue el contrato de trabajo o la actividad empresarial: es compatible con cualquier actividad laboral, se puede cobrar la indemnización y continuar con el mismo trabajo.

El concepto de Incapacidad Permanente total y Absoluta

La Incapacidad Permanente Total para la profesión habitual

  • Inhabilita al trabajador para realizar las labores principales de dicha profesión, pero puede dedicarse a otra distinta.
  • Dentro de este grado, puede calificarse la situación como cualificada cuando:
    • El beneficiario tenga más de 55 años, circunstancias profesionales, personales o sociolaborales que hagan presumir la dificultad de encontrar un nuevo empleo.

La Incapacidad Permanente Absoluta para la profesión habitual

  • Inhabilita por completo al trabajador para cualquier oficio o profesión.

Ambas situaciones pueden calificarse como gran invalidez, cuando, además de las pérdidas anatómicas o funcionales, precisen asistencia de otra persona para actos esenciales de la vida.

Cuantía de la prestación en la Incapacidad Permanente Total y Absoluta

  1. Se determina la base reguladora, la cual depende del origen en contingencias comunes o profesionales de la situación protegida.
  2. Se aplica un porcentaje a los efectos de establecer la cuantía concreta de la pensión.
  • Si la Incapacidad Permanente es consecuencia de una enfermedad común, el trabajador deberá acreditar un período mínimo de cotización, dependiendo de su edad. En el caso de que sea consecuencia de una enfermedad profesional o accidente, no se exige un período mínimo de cotización para poder solicitar la pensión.
  • En el caso de la Incapacidad Permanente Total, la correspondiente prestación a la que tiene derecho el trabajador consistirá en una pensión de por vida consistente en el 55% a la base reguladora.
  • Es posible si el pensionista es menor de 60 años solicitar el abono de la prestación como una indemnización en un pago único, si acredita que va a realizar una actividad por cuenta propia.
  • En el caso de calificar a la Incapacidad Permanente como absoluta, se reconocerá una pensión del 100% de la base reguladora.

En los supuestos en que se trate de una incapacidad cualificada (cuando se puede acreditar que se tienen problemas reales para obtener otro empleo dadas las dolencias que se padecen) se eleva el porcentaje aplicable hasta un 75%.

En ambos casos, tanto en el de Incapacidad Permanente Total con un 55% (o 75% si es cualificada) o Absoluta con un 100% se puede sumar un complemento de gran invalidez cuando se cumplen las condiciones para ello.

La profesión habitual

  • Funciones que la persona trabajadora desempeña en el momento en que se produce la dolencia o padecimiento que le inhabilita.
  • Si es debido a un accidente, sea o no un accidente laboral, se considerará aquella cuyas funciones que venía desempeñando el trabajador en el momento de sufrirlo.
  • En el caso de una enfermedad común como en el de una enfermedad profesional, se considerará como profesión habitual aquella a la que el trabajador se ha venido dedicando durante los doce meses anteriores a la fecha de inicio de la incapacidad temporal de la cual deriva la incapacidad permanente.

Las diferencias en la exigencia de alta o situación asimilada al alta

En general, para acceder a la pensión se exige afiliación y alta o situación asimilada al alta.

  • En caso de incapacidad permanente absoluta podrá, con independencia de esta condición, beneficiarse del derecho cuando se acrediten 15 años de cotización en total, siempre que 3 se hayan cotizado en los últimos 10 años.
  • En estos casos especiales, además, se establece una forma especial de determinar la base reguladora de la pensión.

Tabla de cuantías mínimas de la prestación por Incapacidad Permanente

GRAN INVALIDEZ                         €/MES €/AÑO
Con cónyuge a cargo 1.253,70 17.551,80
Sin cónyuge (unidad familiar unipersonal) 1.016,10 14.225,40
Con cónyuge NO a cargo 964,40 13.501,60
ABSOLUTA / TOTAL 65 AÑOS €/MES €/AÑO
Con cónyuge a cargo 835,80 11.701,20
Sin cónyuge (unidad familiar unipersonal) 677,40 9.483,60
Con cónyuge NO a cargo 642,90 9.000,60
TOTAL 60-64 AÑOS                       €/MES €/AÑO
Con cónyuge a cargo 783,60 10.970,40
Sin cónyuge (unidad familiar unipersonal) 633,70 8.871,80
Con cónyuge NO a cargo 599,00 8.386,00
TOTAL E. COMÚN MENOR 60 AÑOS  €/MES €/AÑO
Con cónyuge a cargo 421,40 5.899,60
Sin cónyuge (unidad familiar unipersonal) 421,40 5.899,60
Con cónyuge NO a cargo 417,00 5.838,00

Últimas noticias