¿CUÁNTO CUESTA CONTRATAR A UN/A TRABAJADOR/A?

Cuando un autónomo o empresa va a contratar a un nuevo trabajador una de las dudas habituales que suelen surgir es el coste que esa contratación va a tener para la empresa, el tipo de contrato que se le puede realizar y las posibles ayudas que pueden existir para reducir ese coste.

En este artículo vamos a explicar y calcular los costes e implicaciones que tiene para un autónomo o pequeña empresa la contratación de un nuevo empleado, así como un ejemplo ilustrativo de ese cálculo.

Y además, en este enlace puede ver los diferentes tipos de contrato que se pueden formalizar. Y en éste, lo que supone que se ponga de baja.

Los costes

De manera general, la contratación de una persona empleada implica dos grandes tipos de costes directos:

  1. Por un lado, el salario o sueldo bruto del trabajador, a partir del cual, una vez descontados una serie de costes y retenciones, se llegará al sueldo neto, que es el que se lleva a casa a final de mes.
  2. Por otro, las cotizaciones a la Seguridad Social a cargo de la empresa, que se determinan por los coeficientes de cotización a la Seguridad Social.

Además, habrá que contemplar otros posibles gastos indirectos como el de una asesoría laboral que se ocupe de gestionar la preparación y presentación de contratos de trabajo, nóminas y cotizaciones sociales, o la contratación de un servicio de prevención de riesgos laborales.

Calcular el sueldo bruto del trabajador

El salario bruto, a su vez, está constituido por:

  • Las percepciones salariales en dinero o en especie y las percepciones extrasalariales. Estas últimas son cantidades percibidas por prestaciones o indemnizaciones de la Seguridad Social, indemnizaciones por gastos relacionados con la actividad, así como indemnizaciones por traslados, despidos y suspensiones.

Mientras que las primeras, las percepciones salariales, cotizan en la Seguridad Social, las segundas, las percepciones extrasalariales no lo hacen.

Ese salario bruto va a depender de varias cosas:

  • Del convenio colectivo que sea de aplicación a tu negocio o actividad empresarial, del tipo de contrato que se realice a la persona trabajadora, de la jornada que tenga, de la categoría profesional o las funciones que vaya a asumir, etc.

Como empresario autónomo o sociedad no puedes decidir lo que vas a pagar a un trabajador, sino que debes ceñirte como mínimo a lo que estipule el convenio colectivo de tu sector y Comunidad Autónoma o provincia para su categoría profesional. Los convenios establecen el salario mínimo por categoría profesional, pero en muchas ocasiones se pactan salarios superiores, dependiendo de la cualificación y experiencia del trabajador y de la oferta de mano de obra que exista para ese puesto de trabajo.

También hay que tener en cuenta que las horas extras también, el trabajo en fin de semana o los pluses están regulados en los convenios y suelen conllevar un incremento adicional del sueldo bruto.

Para localizar el convenio aplicable en tu actividad puedes hacerlo desde este enlace.

Del salario bruto al salario neto

Aunque el coste para el empleador es la totalidad del salario bruto, en las negociaciones con la persona a contratar sale en ocasiones la referencia al salario neto, la cantidad que el trabajador va a recibir en la nómina a final de mes. Son muchos los trabajadores que no entienden de sueldos brutos y lo que quieren saber es el sueldo que les va a quedar limpio en la nómina a final de mes, es decir el sueldo neto. Así que a la hora de negociar con ellos hay que tener clara la diferencia entre sueldo bruto y neto.

Son dos las partidas que hay que deducir del salario bruto:

  • Seguridad Social a cargo del trabajador: además de las cotizaciones sociales de las que tiene que hacerse cargo el empleador (ver apartado siguiente), el contratado también tiene que dedicar una parte de su salario a esos aspectos. Básicamente se trata de tres partidas:
La cotización por contingencias comunes 4,70% del sueldo bruto
La cotización por formación 0,10%
La cotización por desempleo 1,55% en contratos indefinidos, 1,60% en contratos temporales

Lo que en total supone un 6,35-6,40% del sueldo bruto.

  • Retención del IRPF: es un porcentaje variable respecto del salario bruto, el cual va aumentando por tramos salariales (a mayor salario, mayor porcentaje) y que hay que deducir de la nómina que se paga al trabajador. Luego, el empresario lo debe ingresar trimestralmente en Hacienda como anticipo del IRPF a cuenta del trabajador (el que se declara finalmente en la declaración de la renta).

El porcentaje depende también de las circunstancias personales (descendientes a cargo del trabajador) pero a modo orientativo puede situarse en el 6% para un sueldo bruto anual de 15.000 euros, el 10% para 20.000 euros o el 15% para 30.000 euros brutos.

Ejemplo. Ver tabla retenciones IRPF de Bizkaia para 2019

Calcular el coste de Seguridad Social a cargo de la empresa

Al salario bruto hay que sumar las cotizaciones sociales a cargo del empleador. La Seguridad Social a cargo de la empresa es un coste adicional que el autónomo o la empresa que contrate trabajadores debe pagar a la Seguridad Social. Se compone de cinco partidas:

Cotización por contingencias comunes 23,60% del sueldo bruto
Cotización por formación 0,60%
Cotización por desempleo 5,50% en contratos indefinidos, 6,70% en contratos temporales
Cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales El porcentaje depende de las tablas de cotización para cada actividad, pudiendo oscilar entre el 1,50% para trabajadores de oficina, el 1,65% en el comercio al por menor, el 3,60% en actividades de limpieza y seguridad y el 6,70% en actividades de alta riesgo como la construcción o el transporte por carretera
Cotización al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa):  

0,20%

 

Por ejemplo, para un puesto de trabajo como dependiente en un comercio, la Seguridad Social a cargo de la empresa supone un 31,75% del salario bruto para contratos indefinidos y un 32,95% para contratos eventuales o de duración determinada. En contratos eventuales a tiempo parcial subiría un 1% adicional.

Un ejemplo del coste de un trabajador

Veamos cuál sería el coste mensual de contratar a un camarero en un local de hostelería, bajo el convenio de hostelería de Bizkaia, a jornada completa y con un contrato temporal.

Grupo: Alojamientos, restaurantes, fast-foods, cafeterías y bares, caterings, colectividades…

Categoría: Calificación Tercera

Veamos los conceptos salariales cotizables en la nómina mensual del trabajador:

Salario base 647,57 euros
Complemento 758,14 euros
Parte proporcional pagas extra 351,43 euros
TOTAL DEVENGADO (SALARIO BRUTO) 1.757,14 euros

En relación con las deducciones aplicables a ese salario bruto aparecerán las siguientes deducciones:

TOTAL DEVENGADO (SALARIO BRUTO) 1.757,14 euros
– Cotización a Contingencias Comunes – 82,59 euros
– Cotización Desempleo, FOGASA y FP – 29,87 euros
– Retención IRPF (11%) – 193,29 euros
LIQUIDO NÓMINA (SALARIO NETO) 1.451,40 euros

Veamos los seguros sociales de la empresa:

Cotización a Contingencias Comunes 414,69 euros
Cotización Desempleo, FOGASA y FP 131,78 euros
Cotización a Contingencias Profesionales y AT 26,36 euros
TOTAL COSTE SS EMPRESA 572,83 euros

Si suponemos que el contrato no es susceptible de ninguna bonificación (ver BONIFICACIONES EN LA CONTRATACIÓN) el coste mensual para la empresa sería de 2.329,97 euros (1.757,14 euros + 572,83 euros).

De esa cantidad, el empleador entregaría 1.451,40 euros al trabajador como salario neto, 193,29 euros irían a Hacienda (como parte de la declaración trimestral de las retenciones de IRPF) y los restantes 682,28 euros serían para la Seguridad Social.

[PINCHA AQUÍ PARA VER TODOS LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS]

Últimas noticias