COVID-19: ¿HAY QUE PRESENTAR Y PAGAR LOS IMPUESTOS DEL PRIMER TRIMESTRE? ¿CUÁNDO?

Tras los últimos anuncios de las Haciendas del País Vasco y Navarra, así quedan las obligaciones fiscales principales que autónomos y pequeñas empresas debían llevar a cabo en abril por las operaciones del primer trimestre. De manera general, se anulan los pagos fraccionados de los dos primeros trimestres y se amplía el plazo de presentación de las autoliquidaciones más habituales (IVA, retenciones IRPF -trabajo, alquileres, actividades económicas-, etc.), así como se establecen aplazamientos y fraccionamientos del pago de impuestos.

Además, también se ha retrasado la puesta en marcha de Ticketbai, así como de Batuz (Bizkaia).

De todo esto puedes ver información más amplia en el apartado de NOTICIAS de nuestra web, donde hemos ido recogiendo estas medidas una vez se anunciaban y aprobaban.

Bizkaia

Eliminación de los pagos fraccionados de IRPF de los trabajadores autónomos del primer y segundo trimestre.

Las personas físicas que realizan actividades económicas no estarán obligadas a autoliquidar e ingresar los pagos fraccionados de IRPF correspondientes al primer y segundo trimestre de 2020. Esta medida beneficia directamente a unos 35.000 contribuyentes que en estos dos pagos a cuenta ingresan a Hacienda unos 40 millones de euros.

Ampliación de plazos de declaración (IVA, retenciones)

Se extienden hasta el 1 de junio de 2020 los plazos voluntarios de presentación de autoliquidaciones y declaraciones correspondientes a personas físicas, entidades en atribución de rentas (salvo que tengan obligación de presentar telemáticamente y todos sus miembros sean personas jurídicas), microempresas y pequeñas empresas, cuando los citados plazos finalicen con anterioridad a esa fecha.

Ampliación del plazo voluntario de pago de las liquidaciones practicadas por la Administración

Para todos los contribuyentes, se amplía hasta el 1 de junio de 2020, inclusive, el plazo para el pago de las deudas tributarias en periodo voluntario resultantes de las liquidaciones practicadas por la Administración tributaria, cuando dicho plazo finalice entre el 16 de marzo de 2020 y dicha fecha, salvo que el otorgado por la norma general sea mayor, en cuyo caso éste resultará de aplicación.

La ampliación del plazo no resultará de aplicación a las liquidaciones de deudas de vencimiento periódico.

Aplazamiento del pago de impuestos.

Se aprueba un aplazamiento excepcional de las deudas tributarias de trabajadores autónomos, microempresas y pequeñas empresas. Las deudas cuyo plazo voluntario de presentación e ingreso finalice entre el 16 de marzo y el 1 de junio de 2020 podrán ser aplazadas sin garantía y sin devengo de intereses de demora. El pago de estas deudas se suspenderá durante un período de tres meses desde la finalización del plazo voluntario, y se ingresará a partir de entonces en seis cuotas mensuales de igual importe.

También podrán acogerse a este aplazamiento excepcional los autónomos y pequeñas empresas y microempresas respecto a las deudas tributarias liquidadas por la Administración cuyo plazo voluntario de ingreso finalice entre el 16 de marzo y el 1 de junio de 2020. El pago de estas deudas se realizará de la misma manera que la señalada en el apartado anterior.

Aplazamientos vigentes.

Se retrasa un mes el pago del plazo correspondiente a marzo de los aplazamientos concedidos. De este modo, el 25 de marzo Hacienda no cobró estos vencimientos, retrasando así mismo un mes los vencimientos restantes. Esta medida no acarreará el devengo de intereses de demora.

Gipuzkoa

En líneas generales, los plazos se extienden, al igual que en Bizkaia, hasta el 1 de junio de 2020, a la vez que se eliminan los pagos fraccionados de los dos primeros trimestres.

En los aplazamientos y fraccionamientos vigentes, se retrasa un mes el pago de los vencimientos del 25 de marzo y 10 de abril de 2020. También se retrasan, por tanto, el resto de los vencimientos posteriores si los hubiera(se retrasan todas las cuotas sucesivas en un mes. Es decir, en abril se pagará la de marzo, en mayo la de abril, y así sucesivamente).

Se incrementa hasta 300.000 euros el importe total de deuda que se puede aplazar con dispensa de garantías (aplazamientos automáticos). El fraccionamiento será mensual, con el plazo máximo de dos años. El ingreso previo mínimo exigible será del 20% de lo solicitado o de 60.000 euros si el importe total solicitado va a superar los 300.000 euros, de forma que la cantidad a fraccionar de esta manera nunca supere los 300.000 euros.

Álava

La Hacienda alavesa también ha aprobado similares medidas que sus homónimas de Bizkaia y Gipuzkoa para hacer frente a las consecuencias económicas del COVID-19.

Así, se anulan los pagos fraccionados de los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que lógicamente ejerzan actividades económicas.

Esto es, se anulan y en consecuencia no se estará obligado a ingresar los pagos fraccionados correspondientes:

  • al primer y segundo trimestre de 2020
  • al primer semestre de 2020 (agricultores y ganaderos) y
  • el primero, segundo y tercer bimestre (los contribuyentes que han optado por pagar cada dos meses) de 2020.

El plazo voluntario de presentación e ingreso de las autoliquidaciones trimestrales correspondientes al primer trimestre de 2020 se extenderá hasta el 1 de junio de 2020.

Al igual que en Bizkaia, se aprueba un fraccionamiento excepcional de las deudas tributarias de trabajadores autónomos, microempresas y pequeñas empresas cuyo plazo voluntario de presentación e ingreso finalice entre el 14 de marzo y el 1 de junio de 2020 podrán ser aplazadas sin garantía y sin devengo de intereses de demora. El pago de estas deudas se suspenderá hasta el 1 de junio de 2020 y mediante la solicitud de un fraccionamiento de 6 cuotas mensuales de idéntico importe, iniciar su pago el mes de julio de 2020.

Navarra

En la misma línea que las Haciendas vascas, el Gobierno de Navarra ha suspendido los pagos fraccionados del IRPF del primer y segundo trimestre y ha ampliado el plazo voluntario para presentar e ingresar las autoliquidaciones de IVA y retenciones a cuenta de IRPF y Sociedades, correspondientes al primer trimestre hasta el 1 de junio (domiciliación de pago hasta el 27 de mayo).

Por otro lado, los plazos para el pago de las deudas tributarias no concluidos antes del 14 de abril se amplían hasta el día 30 del próximo mes y las notificadas a partir del 14 de marzo, con el estado de alarma, podrán pagarse hasta el 1 de junio. También se pospone un mes el plazo de pago de cada uno de los vencimientos de aplazamientos vigentes.

Y, por último, habrá un aplazamiento especial para el pago de las deudas tributarias de pymes y autónomos, cuyo volumen de facturación en 2019 fuera inferior a los 6 millones de euros. Dicho aplazamiento abarca las deudas generadas entre el 14 de marzo y el 1 de junio de este año y será por siete meses sin intereses, con los tres primeros de carencia.

Territorio común

Para el resto del territorio, el Gobierno ha aprobado el aplazamiento de impuestos a pymes y autónomos al 20 de mayo para aquellas empresas que tuvieron un volumen de operaciones inferior a 600.000€ en 2019. La moratoria alcanza al próximo pago de retenciones en el IRPF, del IVA y de los anticipos del Impuesto sobre Sociedades.

A su vez, entre las medidas económicas del Real Decreto-ley 7/2020 para luchar contra los efectos del coronavirus, existe un aplazamiento fiscal al que podrán acogerse las empresas o entidades con un volumen de operaciones anuales inferior a 6.010.121,04€.

El límite del importe a aplazar sin aportar garantías es de 30.000€.

  • El aplazamiento máximo es de seis meses, con los tres primeros de carencia. Es decir, durante los próximos 3 meses no hace falta pagar los impuestos con el límite de 30.000€
  • Luego, pasados los 3 meses de carencia, si el retraso en el pago solo es de hasta tres meses, no hay intereses, se pagaría lo mismo.
  • Si es de tres a seis meses, están bonificados los intereses y a los seis meses, se pagaría la mitad de los que corresponderían normalmente.
  • Se podrán aplazar todas las deudas cuyo plazo de declaración e ingreso se encuentre comprendido entre la fecha de publicación del Real Decreto-ley 7/2020, el 13 de marzo de 2020, y el 30 de mayo de 2020, ambos incluidos.
  • Los conceptos que entran en este aplazamiento afectan a los siguientes modelos:
    • Retenciones e ingresos a cuenta: modelos 111, 115 y 123.
    • Pagos fraccionados del IRPF: modelo 130 y 131.
    • Pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades: modelo 202.
    • Declaración trimestral de IVA: modelo 303.

Finalmente, resaltar que de forma habitual se puede aplazar – con intereses – el pago del IVA pero no del resto de impuestos.

De este modo la medida no solo flexibiliza el pago de los impuestos, sino que incorpora una moratoria fiscal para el resto de impuestos a presentar. Asimismo, se han tomado otras medidas como algunos ajustes de los importes a pagar: así en el caso del cálculo de los pagos fraccionados en el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de la cuota trimestral del régimen simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido, no computarán, en cada trimestre natural, como días de ejercicio de la actividad, los días naturales en los que hubiera estado declarado el estado de alarma en dicho trimestre.

Igualmente, los contribuyentes del IRPF que desarrollen actividades económicas cuyo rendimiento neto se determine con arreglo al método de estimación objetiva y, en el plazo para la presentación del pago fraccionado correspondiente al primer trimestre del ejercicio 2020, renuncien a la aplicación del mismo podrán volver a determinar el rendimiento neto de su actividad económica con arreglo al método de estimación objetiva en el ejercicio 2021.

Últimas noticias