Cambios en el IVA de las ventas online

La entrada en vigor de una directiva europea ha modificado en algunos casos la tributación del IVA en el comercio electrónico. Estos cambios no solo afectan a los compradores y a las grandes páginas de venta online con un gran volumen de facturación, sino que afectan también a las pequeñas y medianas empresas con actividad de venta online fuera del territorio nacional.

Desde el 1 de julio de 2021 ha desaparecido la exención a la importación de bienes de valor inferior a 22 euros, de forma que todos los bienes comerciales que se importen en la UE, independientemente de su valor, tendrán que pagar el IVA a la importación correspondiente
Así, en cuanto a las ventas a distancia de bienes que previamente han sido importados de terceros países desaparece la exención de pago del IVA para las de escaso valor (22 euros o menos).
Por lo tanto, todas las importaciones de bienes estarán sujetas al IVA cualquiera que sea su valor, aunque para las importaciones de valor inferior a 150 euros se establece un procedimiento simplificado de declaración, al que se podrán acoger operadores postales, empresas de mensajería, transportistas o, en general, quien presente las mercancías para su despacho ante la aduana. Para las que superen los 150 euros será necesaria una declaración completa de importación.

En este artículo te explicamos cómo te puede afectar si tienes una tienda online o compras en este tipo de comercios.

Si compras en este tipo de comercios

Desde el 1 de julio de 2021 está en vigor una normativa europea que incorpora cambios en la fiscalidad del comercio electrónico. A partir de ese momento, todos los productos de pequeño valor que el consumidor compra por internet y que se envían desde fuera de la UE están sujetos a IVA, como viene sucediendo con los de mayor importe, o los procedentes de Europa.

En el caso de los particulares que realizan compras por internet de bienes de fuera de la Unión Europea, estas modificaciones normativas influyen en la forma en que harán el pago del IVA por los productos que adquieren.

¿Qué envíos están afectados?
Los envíos con un valor no superior a 150 euros (para los envíos de valor superior a 150 € se debe presentar una declaración aduanera completa)
¿Cómo se ingresa el IVA?
La normativa europea ha previsto sistemas de recaudación que evitan al consumidor tener que realizar formalidades con la Aduana
Sistema de ventanilla única (IOSS)
Bajo esta modalidad, opcional para los portales y/o vendedores por internet, son estos los que ingresan el IVA correspondiente a las ventas en las que sean intermediarios. En este caso, el comprador no tiene que hacer nada y el precio que satisfaga por la compra será un precio cerrado que ya incluye el IVA sin que exista ningún otro gasto posterior sobrevenido en concepto de IVA y trámites en la Aduana
Sistema de “acuerdos especiales”
Si la compra se realiza en un portal de internet que no participa en el sistema anterior, las empresas que introduzcan las mercancías en nuestro país son las encargadas de ingresar las cuotas de IVA correspondientes. El consumidor tampoco tendrá que hacer trámites adicionales, pero sí es muy posible que no le hagan entrega del paquete sin que antes satisfaga a la empresa transportista el 21% del precio del bien (así como quizá ciertos gastos de gestión) de no haberlos satisfecho en la compra. Es importarte que el consumidor preste especial atención a las condiciones de compra del portal donde adquiera sus productos para comprobar si el precio ofertado ya incluye el IVA y los gastos de gestión
Es importarte que el consumidor preste especial atención a las condiciones de compra del portal donde adquiera sus productos para comprobar si el precio ofertado ya incluye el IVA y los gastos de gestión.

Si tienes una tienda de comercio electrónico

ANTES AHORA
Cuando se vendía un producto a través de una tienda de comercio electrónico a un consumidor final de la Unión Europea se aplicaba el IVA del país de origen, mientras no se superase un determinado importe, que en el caso de España era de 35.000 euros
Si se superaba esa cifra, como vendedor había que darse de alta y aplicarse y pagarse el IVA del país de los compradores.
Todo comercio electrónico que supere el umbral de 10.000 euros en la facturación procedente de clientes de otros estados miembro, deberá facturar con el tipo de IVA de cada país de destino de la venta.
Para ello se establece la ventanilla única como procedimiento para gestionar el IVA del e-commerce.

El pasado 28 de abril de 2021 se publicó el Real Decreto-ley 7/2021, de 27 de abril, que trae consigo importantes cambios en el IVA, especialmente en el tratamiento de las ventas a distancia de bienes y servicios. Y esta normativa se aplica desde el pasado 1 de julio de 2021.

Mediante esta reforma se pretende evitar pérdidas de ingresos en concepto de impuestos y reducir notablemente los fraudes del IVA transfronterizo para que las empresas europeas y no europeas compitan en igualdad de condiciones.

Lo primero de todo es que estos cambios se refieren exclusivamente a entregas o prestaciones efectuadas por los empresarios o profesionales a consumidores finales (operaciones B2C), no a otros empresarios o profesionales.

El principal cambio es que desde el 1 de julio las ventas intracomunitarias a distancia de bienes tributan en el Estado de origen (el del comercio) siempre y cuando no superen el umbral de 10.000 euros anuales.

Si, por el contrario, el importe total de las ventas de un comercio electrónico a clientes de la UE (no importa de cuántos Estados miembro o cuáles) pasa de esa cantidad, la tributación debe hacerse en el país donde esté establecido el comprador.

Hasta ahora cada país establecía su propio criterio para determinar a partir de qué cantidad las ventas pasaban a tributar en el lugar de domicilio del cliente, lo que en la práctica implicaba que el vendedor se debía registrar en todos los estados en los que hubiera excedido el umbral de ventas para presentar en ellos las declaraciones correspondientes.

Ventanilla única

Ahora, en cambio, el vendedor electrónico ya no tiene que identificarse y darse de alta en cada país donde entregue sus mercancías o se entiendan prestados sus servicios, sino que puede registrarse a efectos del IVA de manera electrónica en un solo estado miembro de la UE (en España este registro se hará a través del modelo 035) y presentar una sola liquidación del IVA en el país en el que se hayan identificado.

Teniendo en cuenta que, además de la Agencia Tributaria existen las Haciendas Forales, para simplificar las cuestiones administrativas se ha optado por hacerlo a través de una ventanilla única (denominada OSS, One Stop Shop) que permite presentar una declaración que incluyan todas las cuotas de IVA devengadas en otros estados miembro. Esos pagos son ingresados en la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) española, que luego se encarga de transferir el impuesto recaudado.

Mas información

   

Últimas noticias

Ayudas KIT DIGITAL

Hoy se ha abierto el plazo para que las pymes de más de 9 trabajadores soliciten la ayuda Kit Digital....