Así quedan las nuevas prestaciones por cese de actividad para los autónomos, que estarán en vigor hasta septiembre

El Gobierno, tras el acuerdo alcanzado con las organizaciones más representativas de los trabajadores autónomos, ha aprobado la extensión de las ayudas por cese de actividad hasta el próximo mes de septiembre, siendo cinco las modalidades de ayuda.

Esta negociación se ha saldado finalmente con la firma de un acuerdo que no sólo prorroga las actuales ayudas por cese de actividad, sino que además crea una nueva modalidad extraordinaria para autónomos que prevean bajos ingresos durante los meses de verano y para los que prevean reactivarse, que contarán con exoneraciones decrecientes en su cuota a la Seguridad Social, como sucedió el año pasado. Se estima que así se dará cobertura al 95% de los actuales beneficiarios del cese de actividad.

Cinco modalidades de ayudas por cese de actividad para cubrir a los autónomos

Así, desde el 1 de junio, los autónomos que prevean caídas en sus ingresos, que no tengan la facturación suficiente para aguantar estos meses de verano con su negocio, o que sufran cierres decretados tendrán a su disposición varias modalidades de prestación que cubrirán las diferentes circunstancias en las que pueda encontrarse el trabajador por cuenta propia.

Esta vez, las ayudas se articulan en cinco modalidades distintas: cuatro prestaciones -de las cuales una es nueva- y una exoneración en las cuotas hasta septiembre que será decreciente mes a mes y cubrirá a todos aquellos autónomos que, habiendo percibido el cese de actividad hasta mayo, no pidan las otras prestaciones.

Así pues, los cambios más significativos se producen, sobre todo, en la aparición de dos nuevos tipos de ayuda: a) una, que cubre mediante exoneraciones en las cuotas a los autónomos que vinieran percibiendo el cese de actividad compatible hasta mayo y ya no cumplan las condiciones para percibir más prestaciones; b) y una nueva prestación extraordinaria que sirve como complemento de la llamada POECATA, para aquellos que, teniendo bajos ingresos, no cumplan los requisitos -ya sea por cuestiones de caída de facturación, o por periodo contributivo- para acceder a este cese de actividad.

1. Exención en la cuota para autónomos que vinieran cobrando la POECATA hasta mayo

A partir del 1 de junio de 2021, los autónomos que vinieran percibiendo el 31 de mayo de 2021 alguna de las prestaciones por cese de actividad previstas en el Real Decreto-Ley 2/2021, tendrán exento el pago de la cuota de autónomos con las siguientes cuantías: 

  • el 90% de la cuota de autónomos del mes de junio;
  • el 75% de la cuota de autónomos del mes de julio;
  • el 50% de la cuota de autónomos del mes de agosto;
  • el 25% de la cuota de autónomos del mes de septiembre.  

Esta exención es incompatible con el resto de las prestaciones por cese de actividad que veremos más adelante. Para acceder a estas reducciones, el autónomo no tendrá que solicitarlo, sino que se aplicarán de forma automática a quienes no accedan a ninguna otra ayuda y hayan percibido hasta mayo el cese de actividad.

2. Prórroga de la prestación compatible con la actividad (POECATA) 

A partir de junio, los autónomos que todavía conserven periodo contributivo -es decir, aquellos que lo hayan empezado a cobrar más tarde de octubre de 2020, o que cotizaran por cese antes de 2019, por ejemplo- podrán acceder de nuevo a la prestación compatible con la actividad hasta septiembre. Esta prestación será del 70% de la base de cotización del autónomo (661 euros, si cotiza por la mínima).

En el caso de que el autónomo esté en pluriactividad, es decir, a la vez trabaje tanto por cuenta propia como ajena, la cuantía de la prestación será del 50% de la base mínima de cotización (una cuantía fija de 460 euros).

No obstante, parece que serán pocos los autónomos que puedan acceder a esta modalidad, ya que la mayoría habrían agotado ya el periodo contributivo que se exige como requisito para acceder a esta modalidad, y tengan que pasar a la nueva prestación extraordinaria para aquellos que no cumplen los requisitos de la POECATA -cuyas condiciones se precisan más adelante- o, en su defecto, se beneficiarán de las exoneraciones decrecientes en la cuota. Cualquier autónomo que venga cobrando desde octubre, o antes, la prestación, ya habrá agotado el derecho a esta modalidad, ya que la mayoría de trabajadores por cuenta propia sólo cuentan con ocho meses de protección, que se corresponden a dos años de cotización, momento en el que se universalizó la cotización por cese de actividad.

En todo caso, a partir del 1 de junio de 2021, los autónomos que a 31 de mayo de 2021 vinieran percibiendo la prestación por cese de actividad compatible con el trabajo por cuenta propia regulada en el artículo 7 del Real Decreto-ley 2/2021, de 26 de enero y no hubieran agotado los periodos de prestación, podrán continuar percibiéndola hasta el 30 de septiembre de 2021, si cumplen los requisitos (hallarse de alta en el RETA, acreditar una caída de facturación superior al 50% entre los periodos contemplados, no haber obtenido durante el segundo y tercer trimestre de 2021 unos rendimientos netos computables fiscalmente superiores a 7.980 euros, no haber agotado los períodos de prestación, etc.)

3. Nueva prestación extraordinaria para autónomos que no accedan a la POECATA

Como novedad, los autónomos que a 31 de mayo de 2021 vinieran percibiendo alguna de las prestaciones de cese de actividad del Real Decreto-ley 2/2021, de 26 de enero y no puedan causar derecho a la prestación compatible con la actividad (POECATA), podrán acceder a partir del 1 de junio de 2021 a la nueva prestación de cese de actividad extraordinaria.

Esta nueva modalidad acogerá a todos aquellos que además de no poder acceder a la POECATA cumplan con los correspondientes requisitos (encontrarse dados de alta a 1 de abril de 2021, no tener rendimientos netos fiscalmente computables procedentes de la actividad por cuenta propia en el segundo y tercer trimestre de 2021 superiores a 6.650 euros, acreditar en el segundo y tercer trimestre de 2021 unos ingresos fiscalmente computables de la actividad por cuenta propia inferiores a los habidos el primer trimestre de 2020, etc.)

La cuantía de esta prestación extraordinaria será del 50% de la base mínima de cotización, y no de la base de cotización del autónomo. Es decir, sería, por norma general, de 460 euros fijos al mes, salvo en determinadas excepciones.

En cuanto a la cuota, como ocurre con la POECATA, el autónomo no estará técnicamente exonerado, sino que deberá ingresar a la Tesorería General de la Seguridad Social la totalidad de sus cotizaciones, y luego será su mutua quien se las reembolse junto a la prestación.

4. Prórroga de la prestación extraordinaria por suspensión de toda la actividad

Igualmente, el nuevo decreto también prorroga la prestación extraordinaria por suspensión de la actividad decretada por las autoridades sanitarias. Frente a posibles rebrotes del virus, a partir del 1 de junio de 2021 aquellos autónomos que se vieran obligados a suspender todas sus actividades como consecuencia de la adopción de medidas restrictivas por parte de autoridad competente tendrán derecho a una prestación económica extraordinaria.

Como hasta ahora, para acceder a esta prestación tan sólo hará falta haber sufrido el cierre por decreto de la Administración, además de cumplir otros requisitos como estar al corriente de pago de las deudas con Seguridad Social o Hacienda, y llevar afiliado al RETA, por lo menos, 30 días naturales.

Y como novedad, esta vez, la prestación eleva las cuantías del 50% de la base mínima al 70%, por lo que los autónomos, por lo general, cobrarían 661 euros.

En cuanto a las cuotas, estarán exoneradas desde el primer día del mes en el que se adopte la medida y hasta el último día del mes siguiente al que se levante dicha medida.

5. Prórroga de la prestación extraordinaria para autónomos de temporada 

Por último, se establece de nuevo una prestación extraordinaria de cese de actividad para los trabajadores autónomos de temporada.

Para acceder a ella, se exigen, entre otros requisitos, haber estado de alta y cotizando como trabajador autónomo durante un mínimo de 4 meses y un máximo de 7 meses de cada uno de los años 2018 y 2019, siempre que al menos, ese marco temporal, haya estado de alta 2 meses de junio y septiembre del año 2018 y del año 2019. Además de no haber estado de alta por cuenta ajena durante más de 120 días durante 2018 y durante 2019 y -como novedad- no haber estado en alta o más de 60 días durante el segundo y tercer trimestre de 2021. 

Tampoco se podrá haber obtenido durante el segundo y tercer trimestre del año 2021 unos ingresos netos computables fiscalmente superiores a 6.650 euros.

Aquellos que cumplan estos requisitos podrán acceder a una prestación que, esta vez, será sólo del 50% de la base mínima de cotización que corresponda (es decir, alrededor 460 euros). Estarán además exonerados de pagar su cuota a la Seguridad Social.

Mas información

     

Últimas noticias