NUEVAS VÍAS DE FINANCIACIÓN PARA LAS EMPRESAS DE ECONOMÍA SOCIAL

La Economía Social tiene un peso muy relevante sobre la economía vasca y navarra: más del 10% de los empleos están ligados a empresas de la economía social. Además, ha demostrado ser una fórmula que conlleva importantes aspectos positivos: más redistributiva a nivel económico, resistente en los momentos de crisis, y potente en los sectores estratégicos: ya que gravita fuertemente en torno a la innovación y tiene un peso importante en la industria.

Estamos hablando de empresas cooperativas, sociedades laborales, centros especiales de empleo, empresas de inserción social, fundaciones, cofradías… empresas que mutualizan su rendimiento y revierten el efecto de su actividad en la sociedad.

La crisis afectó también a las empresas de la economía social, obviamente, y casi la mitad de las empresas tomaron medidas excepcionales, sobre todo ajustes retributivos, lo que sirvió para  apuntalar el número de empresas y el de empleos, y poder volver a remontarlos a partir de 2015.

Por tanto, el sector afronta ahora una nueva fase esperanzadora de nuevos proyectos y nuevas inversiones… que deben afrontar los retos propios de la financiación a este tipo de empresas:  donde el número de socios, cuyos intereses pueden verse involucrados y deben ser alineados, es superior al de una empresa convencional, donde muchos proyectos combinan intereses económicos con lo social, la falta de experiencia de gestión en los procesos de relevo derivados de una sucesión empresarial a los trabajadores…

Estas características provocan que existan retos específicos para la financiación de la economía social. Para debatir al respecto y tratar de hallar vías de solución a estos retos, el día 13 de septiembre  celebró en el Hotel Carlton de Bilbao una reunión de las principales asociaciones y entidades que apoyan y fomentan la Economía Social en el País Vasco y Navarra.

Como decimos, el objeto consistía en desarrollar un taller de trabajo dedicado a analizar las oportunidades actuales y posibilidades de avance en el ámbito de la Financiación de empresas de la Economía Social, y para ello se aprovechó la presencia de Cristina Dumitrescu, responsable de inversión microfinanciera del Fondo Europeo de Inversiones, quien había participado ese mismo día en la presentación de la nueva Línea de Financiación EaSI Economía Social, junto a representantes de Laboral Kutxa y Gobierno Vasco.

Al taller acudieron representantes de Erkide, Asle, Anel, Elkarlan, Confecoop, Red Koopera, Fundación Gorabide, Obispado, Grupo Mondragón, INIT, o Federación de Cooperativas Agrarias, así como de Laboral Kutxa, Fundación Gaztenpresa y Gobierno Vasco.

Tras explicar Cristina Dumitrescu los instrumentos financieros que la Comisión Europea ofrece para apoyar el emprendizaje social y futuras iniciativas en fase desarrollo y recordar Gobierno Vasco las opciones de ayudas aplicables en este campo de la economía social, se abrió espacio a la reflexión en torno a la financiación para nuevas empresas, y también para proyectos específicos y empresas de la economía social ya existentes.

La reflexión conjunta permitió llegar a unas interesantes conclusiones. Algunos asuntos que se pusieron sobre la mesa fueron la necesidad de planificar las necesidades de circulante, teniendo en cuenta que puede haber una desviación en el cumplimiento sobre las expectativas del plan de negocio, o la necesidad de plazos más largos en la financiación para proyectos con un componente más social que económico…

Asimismo, desde algunos ámbitos se trasladó el interés en la opción de la financiación vía entrada en capital, si bien matizando que es muy importante que el posible inversor coincida con la filosofía de la empresa.

Pero, sin duda, una de las cuestiones que más preocupan es la necesidad de aportar garantías en el proceso solicitud de financiación y el hecho de que estas garantías sean solidarias. Un aspecto, el de las garantías, que se estima podrá paliar la ya mencionada Línea de Financiación EIF de Economía Social. Puede contribuir de manera importante a facilitar la financiación de la economía social al incluir avales por parte del Fondo Europeo de Inversiones, lo cual reduce la necesidad de garantías adicionales. Además, como la concesión de la financiación está delegada en las entidades financieras, la tramitación es ágil y rápida.

Esta Línea EaSI Economía Social destina destinará 50 millones de euros para favorecer el desarrollo de la economía social, siendo la de mayor importe a nivel europeo.

La financiación se traduce en la concesión de préstamos y cuentas de crédito, por un importe máximo por empresa de 500.000 € y un plazo de hasta 10 años para los préstamo y 3 años para las cuentas de crédito. Se estima que esta línea de financiación puede impactar positivamente en cerca de 1.000 empresas de País Vasco y Navarra, un porcentaje muy relevante de su ecosistema de economía social.

Estos días se ha firmado también el convenio de financiación de las entidades cooperativas de Euskadi con Elkargi, dirigido en este caso de manera específica a las cooperativas de Páis Vasco, y que cuenta con un sistema similar al de EaSi Economía Social, incorporando unas garantías de partida que limitan la necesidad de garantías adicionales y facilitan y agilizan la concesión.

Todo parece indicar que este nuevo tipo de financiación puede significar un apoyo importante para el mundo de la economía social. Sin duda, supone una apuesta importante por parte de las entidades financieras, como de las SGRs y de todos los actores y asociaciones que contribuyen a impulsar la economía social

 

Últimas noticias