Los denominados ficheros de morosos: qué son y cómo salir de los mismos

Obtener un préstamo por parte de una entidad financiera estando inscrito en un fichero de solvencia patrimonial resulta prácticamente tarea imposible. Desde el inicio de la actual crisis iniciada allá por el año 2008, cada vez fueron más las personas y las empresas que se encontraron ante la desagradable situación de que se les denegaba la financiación bancaria que solicitaban al estar inscritos en un fichero de solvencia patrimonial o de “morosos”, como habitualmente se les denomina.

Evidentemente, estar incluido en este tipo de ficheros trae consecuencias muy negativas para nuestra empresa. Desde el punto de vista económico, la empresa puede ver rechazado el crédito que solicita al aparecer en unode ficheros de solvencia patrimonial y de crédito, aún por pequeña que sea la cantidad que se esté debiendo.

En este artículo vamos a intentar explicar que son este tipo de ficheros, los requisitos que se exigen a los responsables de los mismos para incluir a una empresa o a una persona,y como se debe actuar para que nuestra empresa sea eliminada de este tipo de bases de datos.

Los denominados ficheros de solvencia patrimonial: definición

Un fichero de solvencia patrimonial es aquel creado o mantenido por una empresa dedicada a la prestación de servicios de información patrimonial y en el que se guardan datos relativos al cumplimiento de obligaciones dinerarias por parte de personas y empresas.

Están regulados en la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal, Ley 15/1999, de 13 de diciembre, (en adelante, LOPD) en su artículo 29, en los artículos 37 al 44 del Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre,que reglamenta la LOPD y en la Instrucción 1/1995, de 1 de marzo, de la Agencia de protección de datos, relativa a la prestación de servicios de información sobre solvencia patrimonial y crédito.

Este tipo de ficheros proporciona información sobre la solvencia patrimonial y sobre la capacidad económica que tiene una persona o una empresa en un determinado momento para poder afrontar sus necesidades crediticias.

Como bien señala la Resolución de 22 de enero de 2001 de la Agencia de protección de datos, este tipo de ficheros contribuyea la salvaguarda del sistema financiero y de la economía en general por cuanto permite“a las entidades financieras, por un lado, el conocer de la solvencia de sus clientes y quiénes de estos clientes han incurrido en morosidad y por qué cuantía y , por otro lado, proporcionar igualmente conocimiento a las empresas, sobre todo a las pequeñas y medianas a las que una situación de incumplimiento de sus clientes pudiera arrastrar a situaciones irreparables…”.

Entre los más conocidos está el fichero de la ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros), el del RAI (Registro de aceptaciones impagadas) y el fichero denominado BADEXCUG y que es gestionado por la compañía Experian Credit Bureau.

Requisitos que se deben cumplir para ser incluido en un fichero de morosos

La LOPD y el Reglamento que la regula, requiere que exista una deuda dineraria cierta, vencida y exigible que haya resultado finalmente impagada.

En segundo lugar, se exige que no hayan transcurrido seis años desde la fecha en que debió procederse al pago de la deuda o desde el vencimiento de la deuda o del plazo concreto si aquélla fuera de vencimiento periódico.

Por último, debe haber existido un previo requerimiento de pago por parte del acreedor.

La antes citada normativa establece que cuando el acreedor envíe al responsable del fichero la información sobre los datos del deudor, el responsable ha de dirigirse al deudor en un plazo máximo de 30 días para informarle de la inclusión de sus datos en el referido fichero, así como sobre los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición que podrá ejercer sobre sus datos personales que se encuentren incluidos en el mismo.

Determina la LOPD que la efectividad de este deber de información al deudor ha de ser acreditado por el propio responsable del fichero.

Como salir de un fichero de morosos

Si la deuda no está pagada, evidentemente lo primero que hay que hacer para poder salir del fichero es cancelar la deuda.

En caso de pagarse la deuda, el acreedor está obligado a comunicar al responsable del fichero la cancelación de la deuda en el plazo de una semana.

No obstante, por su propio interés, es recomendable que el propio autónomo o el administrador de la empresa solicite al titular del fichero la cancelación de sus datos acreditando el pago o, en su caso, la inexistencia de la deuda. En este último supuesto, el titular del fichero deberá responder a la solicitud de eliminación de sus datos en los diez días siguientes.

Si después de todo esto, siguen sin darnos de baja y se considera que la inclusión es injusta, puede denunciar el asunto a la Agencia de Protección de Datos. Por otro lado, también se puede reclamar judicialmente los daños y perjuicios que la irregular inclusión en los ficheros de morosos le haya ocasionado.

 

Últimas noticias