Preguntas y respuestas sobre el cheque

El cheque es un mandato puro y simple de pagar una suma determinada en euros o en moneda extranjera a una persona o empresa determinada, a su orden o al portador.

¿Cuál es la normativa que lo regula?

El cheque está regulado por la Ley 19/1985, de 16 de julio, Ley Cambiaria y del Cheque. (B.O.E. nº 172, de 19 de julio de 1985; corrección de errores en B.O.E. nº 249, de 17 de octubre). Las disposiciones que regulan el cheque se encuentran en los artículos 106 a 167 y en las disposiciones adicionales de dicho texto legal.

Tiene que estar emitido con las formalidades que exige la Ley Cambiaria y del Cheque.

¿Quiénes son las partes que intervienen en un cheque?

El librador es quien emite y firma el cheque. Es quien asume el compromiso de pagar al vencimiento del mismo, normalmente es el propio deudor.

El librado es la entidad financiera (banco, caja de ahorro o cooperativa de crédito) que provee al librador del cheque y es quien efectuará el pago, siempre que haya una provisión de fondos suficiente.

El tenedor o portador es la persona o la empresa que puede cobrar el cheque.

¿Qué datos deben estar en un cheque?

En un cheque tienen que estar los siguientes datos:

  • La denominación cheque inserta en el propio texto documento.
  • Los datos de la entidad financiera y sucursal de la cuenta sobre la que se va a efectuar el pago.
  • El número de la cuenta bancaria y su correspondiente código IBAN.
  • El importe del cheque, expresado tanto en letra como en número. En caso de no coincidir, se tomará como válida la cantidad expresada en letra.
  • La fecha y el lugar de emisión.
  • Los datos de la persona o entidad a la que se emite el cheque.
  • La firma de la persona que emite el cheque. Si se trata de una persona jurídica, irá acompañado del sello de la empresa y la persona firmante deberá estar autorizada por la empresa para firmar créditos.

¿Qué tipos de cheque hay?

  • Al portador: puede cobrarse por ventanilla bancaria por la persona que lo tenga en su poder.
  • Al portador cruzado: no podrá cobrarse por ventanilla, siendo necesario que el cheque se abone en cuenta bancaria y es la entidad financiera quien efectuará la gestión de cobro.
  • Cheque nominativo: sólo podrá cobrarse por ventanilla por la persona a cuyo nombre va extendido, previa presentación del DNI y firmado al dorso. Los cheques nominativos pueden incluir la cláusula “a la orden”, que permite expresamente su endoso o traspaso a otra persona, o llevar la cláusula “no a la orden” que impide su transmisión mediante endoso.
  • Cheque nominativo cruzado: es lo mismo que el cheque nominativo, pero al ir cruzado obligatoriamente ha de ser abonado en una cuenta bancaria.
  • Cheque conformado: es aquel en el que la entidad financiera que ha de pagarlo asegura al tenedor que el cheque tiene fondos y que en consecuencia se pagará. Para conformar un cheque, la entidad financiera debe anotar en el documento la expresión “conforme”, “certificado” u otra parecida y la firma. Para garantizar la operación, la entidad financiera retiene al librador del cheque la cantidad necesaria para pagarlo, además de la comisión que corresponda. Este tipo de cheques es exigido por algunos acreedores con el fin de asegurarse que cuando el deudor les entrega un cheque podrán cobrar lo que se les debe.

¿Cuál es el plazo para presentar el cheque al pago?

Si bien el cheque es pagadero a la vista, con lo que puede presentarse a su pago antes del día indicado como fecha de emisión, la Ley establece unos plazos de presentación para el tenedor que son los siguientes:

  • 15 días si está emitido en España.
  • 20 días si está emitido en la Unión Europea.
  • 30 días si está emitido en el extranjero.

Los días se computan por días naturales desde la fecha de emisión que conste en el documento.

¿Qué consecuencias tiene incumplir el plazo de presentación?

La consecuencia directa que tiene incumplir el plazo de presentación es que no se podrá levantar el protesto o efectuar la declaración equivalente, lo que en principio no limita la responsabilidad del librador, aunque sí puede limitarla en el supuesto de que haya endosantes con respecto a éstos.

Si el cheque no se presenta al pago en el plazo correspondiente, el tenedor no podrá ejercitar su acción de regreso contra los endosantes o cualquier obligado que no sea el librador. La acción de regreso permite al tenedor exigir el pago a cualquiera de los endosantes del cheque, además de al librador.

¿Qué consecuencias tiene el impago del cheque?

En caso de no efectuarse el pago por el banco librado en el momento de la presentación del cheque en tiempo y forma, el portador legítimo podrá reclamar judicialmente contra el librador y, en su caso, contra sus avalistas, para exigir el pago, los intereses devengados y los gastos generados.

Ante el impago de un cheque podrá iniciarse un procedimiento judicial especial denominado juicio cambiario.

¿Cuándo prescribe la acción cambiaria ante el impago de un cheque?

Las acciones del tenedor prescriben a los seis meses contados desde la expiración del plazo de presentación.

Las acciones que corresponden entre sí a los diversos obligados al pago de un cheque también prescriben a los seis meses a contar desde el día en que el obligado reembolse el cheque o desde el día en que se haya ejercitado una acción contra él.

[PINCHA AQUÍ PARA VER TODOS LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS]

Últimas noticias