Mejorando el rendimiento de tu página web: la velocidad de carga

En este artículo vamos a hablar de un aspecto clave para cualquier página web: la llamada velocidad de carga. Un sitio web lento perjudica el posicionamiento web (SEO) de tu sitio y genera frustraciones y malas experiencias de uso entre tus visitantes, los cuales pueden abandonar tu sitio web antes de que haya terminado de cargarse o únicamente cargar unas pocas páginas, dada que la navegación se les hace muy lenta.

Si la velocidad de carga de nuestra web es elevada tenemos un alto porcentaje de posibilidades de que el lector se vaya de la web sin ni tan siquiera esperar a que haya cargado. Seguro que a ti te ha pasado más de una vez. Buscas algo, encuentras un enlace que parece interesante, pinchas en el enlace y te pasas 1, 2, 3, …, 10 segundos viendo una página en blanco o a medio cargar. ¿Qué haces entonces?. La cierras y vas al siguiente enlace que hable de lo mismo, porque crees que vas a encontrar algo similar en otra parte. Diferentes estudios señalan que un 25% de los visitantes abandonan una página si ésta tarda más de 4 segundos en cargarse, cifra que va a aumentando en la medida en que ese tiempo de carga crece.

Si tenemos claro que un usuario no duda en cerrar una web para buscar lo mismo en otra, tenemos que conocer el tiempo de carga de nuestra página y ver que posibilidades hay de mejorarla. Una velocidad de carga web aceptable está en torno a los 2-3 segundos. Si el tiempo es mayor, es conveniente revisarla. Y si estás por debajo, enhorabuena, tienes una web bien optimizada.

La influencia de la velocidad de carga en los resultados que ofrece el buscador de Google

Pero no solo una velocidad de carga lenta supone que tenemos muchas posibilidades de que el usuario se vaya antes de que cargue por completo la página web. O que si tenemos la suerte de que el usuario haya esperado, aumenten las posibilidades de que se vaya mientras navega por ella. En ambos casos, con la consiguiente disminución del número de visitas, de la duración de las mismas y de las ventas de nuestro negocio.

Además, el buscador Google penaliza en sus resultados a las páginas lentas y otorga una mejor posición a las páginas que cargan de manera rápida. Y una mejor posición en los resultados de Google, se traducirá en un mayor número de visitas y en más oportunidades de negocio.

¿Qué puedo hacer para optimizar la velocidad de mi sitio web?. Errores a evitar

Existen varias acciones que puedes llevar a cabo para mejorar la velocidad de tu sitio web. Algunas tan solo requieren un par de clicks y no hace falta ser un experto en páginas web, pero pueden arreglar pequeñas cuestiones que mejorarán su rendimiento. Otras soluciones son más complejas, pero conocer el error te permitirá plantear su corrección la siguiente vez que revises o actualices la web de tu negocio.

1. Mala elección del hosting

Un problema habitual es que no se le de importancia al hosting donde tenemos alojada nuestra página web. Detrás de un servidor barato te puedes encontrar con velocidades muy lentas de transferencia o compartirla con otros. Piensa en la velocidad en la que puedes circular en una autopista, aunque sea de pago, y la velocidad a la que circulas por una carretera alternativa. Pues algo similar suele ocurrir con los hostings según su precio.

Cuando el servidor no es capaz de absorber las necesidades de un sitio web, este hará que la página web cargue lenta. Por ejemplo, la conexión simultánea de muchos usuarios puede colapsar hostings de gama media y baja. En estos casos hay que hablar con el proveedor y ver qué solución ofrece. Si la situación no mejora, será bueno considerar un cambio de hosting y elegir uno que se adapte mejor a las necesidades de la página web.

2. No optimizar las imágenes

La velocidad de carga web de un sitio o de un blog depende del “peso” de nuestra página web. Por ello, es bueno intentar ayudar a nuestro servidor optimizando los archivos que componen nuestra web. En el caso de las imágenes cuanto menos pesen obtendremos mejores tiempos de carga.

Muchas veces sin darnos cuenta, subimos imágenes que no están optimizadas para el uso en la red. Intenta optimizar todas las fotos, esta es una mejora simple pero efectiva. Herramientas como Google PageSpeed Insights te ayudan a localizar estas imágenes no optimizadas y con otras como Tinypng puedes reducir su tamaño y el tiempo de carga. Esto es especialmente importante para conexiones móviles.

Otro aspecto importante de las imágenes es tener en cuenta su tamaño. Por tamaño de la imagen nos referimos a las dimensiones en pixeles de la fotografía. Si para un artículo necesitas una imagen de 300×300 px, no uses una fotografía de mayor tamaño para luego reducir su tamaño en el mismo artículo. Mejor súbela a la web ya optimizada en ese tamaño ideal. Porque, más píxeles nos dan por resultado archivos más pesados y eso es lo que queremos evitar.

En este artículo [DESTACA EN INTERNET: PEQUEÑOS TRUCOS DE MARKETING DIGITAL (I)] te hablábamos de ello

3. No activar el uso de la Caché

La Caché es la memoria de acceso rápido. Para entendernos, cuando se activa la caché lo que hacemos es decirle al servidor que guarde en una porción de su memoria archivos que se usan de manera recurrente para que en usos futuros tarden menos en cargar.

No es difícil activar la caché, dado que en cualquier gestor de contenidos existen varias opciones para conseguirlo mediante la instalación de plugins que gestionan la caché. Por ejemplo, en WordPress están disponibles plugins para este fin como WP Super Cache o W3 Total Cache.

4. Uso excesivo de plugins

Seguramente utilices un gestor de contenidos (p.ej. WordPress, Joomla, Drupal, etc.) para tu sitio web y, tal y como te hemos comentado en puntos anteriores, tengas plugins instalados (los plugins son pequeñas aplicaciones que ayudan a mejorar determinados aspectos del gestor de contenidos). A pesar de las ventajas y usos que ofrecen, hay que tener en cuenta que cada plugin instalado es un incremento en los tiempos de carga de tu página web, así que desactiva y desinstala aquellos plugins que no uses.

Herramientas para medir u analizar la velocidad de carga de tu página web o blog gratis

Existen numerosas herramientas para este fin, pero te vamos a recomendar dos.

Google PageSpeed Insights

Es la herramienta oficial de Google con la que podemos medir y analizar la velocidad de carga web de nuestro sitio web, tanto para dispositivos móviles como para ordenadores.

Da un valor entre 0-100 y cuanto más alto sea este valor, mejor es la velocidad de carga. Además, nos proporciona consejos para ir mejorando esa puntuación.

Pingdom Website Speed Test

Una de las herramientas de análisis de la velocidad de carga más completas. Aparte de sencilla, muestra en cascada los tiempos de carga de cada una de las partes que se van cargando en tu web, para que puedas analizar mejor donde puedes optimizar los mismos.

[ver artículo sobre PINGDOM WEBSITE SPEED TEST en sección HERRAMIENTAS]

Últimas noticias