Mejora la visibilidad de tu sitio web: SEO y SEM

Cuando se habla de marketing digital y posicionamiento web, dos de los conceptos más habituales son SEO y SEM. Ambos tienen cosas en común, pero son muy diferentes. En este artículo, vamos a explicar en qué consisten, cuál es su funcionamiento y cómo podemos aprovecharlos sin necesidad de ser expertos en ello.

¿Qué es SEM?

SEM (Seach Engine Marketing) consiste en la promoción de un sitio web en los buscadores mediante el uso de anuncios de pago, a través de plataformas como Google AdWords, Bing Ads, donde se suele pagar generalmente en base a los clics que se realizan en los anuncios publicados. Mediante esta estrategia el objetivo es dar visibilidad inmediata a nuestro sitio Web, ya que desde que configuramos las campañas y pujamos por salir, nuestros anuncios tienen la posibilidad de aparecer.

¿Qué es SEO?

SEO (Search Engine Optimization) se centra en el trabajo para optimizar y aumentar la popularidad de un sitio web, con el objetivo de que dicho sitio sea suficientemente relevante para un buscador como Google y con ello, algunas de nuestras páginas sean mostradas en las primeras posiciones de resultados para determinadas consultas de búsqueda de los usuarios.

Por lo tanto, se trata de conseguir aparecer en los primeros resultados (lo ideal es en la primera página, y a ser posible, en las cinco primeras posiciones) de un buscador para un conjunto de búsquedas posibles relacionadas con nuestra actividad, pero sin tener que pagar un coste directo publicitario por cada visita, gracias a que somos relevantes. Y es que, para dar respuesta a una búsqueda, los diferentes buscadores evalúan decenas de aspectos de los sitios web, para determinar cuáles son los que mejor respuesta dan a dicha búsqueda, con el objetivo de que los usuarios tengan la mejor experiencia posible y encuentren lo que buscan rápida y fácilmente.

Para poder tener una buena estrategia de SEO hay que tener en cuenta bastantes aspectos. Por ejemplo, tenemos que considerar las palabras claves, el diseño, el contenido, los enlaces con otras páginas o la indexación.

Dentro del trabajo de posicionamiento SEO existen 2 grandes conjuntos de factores que podemos optimizar:

  1. SEO ON-PAGE

Engloba aquellas acciones que se pueden llevar a cabo dentro de nuestro propio sitio web para optimizarlo ante los buscadores. Por ejemplo, disponer de URLs amigables, reducir el tiempo de carga, dar un contenido original y relevante, aportar al usuario seguridad y una buena experiencia de navegación…

  1. SEO OFF-PAGE

Engloba aquellas acciones de optimización que sirven para aumentar la popularidad de nuestro sitio web, consiguiendo que otros sitios nos enlacen (cada sitio que nos enlaza lo hace porque nos considera interesantes, y además en función de la popularidad del sitio que nos enlaza, este enlace tiene mayor o menor valor). Esta tarea es más compleja que el SEO ON-PAGE, pero pueden llevarse a cabo acciones como la publicación de artículos de invitado en otros blogs, dándonos de alta en directorios temáticos relevantes, distribuyendo contenido que se viralice por medios sociales y sitios de terceros, etc.; en definitiva, siendo referentes online en nuestra temática o sector…

¿Cómo se pueden diferenciar los resultados de búsqueda SEO y SEM?

En los buscadores, los anuncios patrocinados o de pago se muestran bajo una etiqueta “anuncio”, “enlaces patrocinados” o similar. Normalmente estos resultados salen en la zona superior, pero también podemos verlos en ocasiones en la zona lateral y en la parte inferior de la página.

Para los resultados orgánicos de SEO no existe ninguna etiqueta y suelen mostrarse inmediatamente después de los primeros enlaces patrocinados.

SEO vs SEM. Aspectos a tener en cuenta en una estrategia de marketing online

Si se busca visibilidad inmediata, SEM es lo más recomendable, ya que permite aparecer en la zona TOP de los resultados de búsqueda, superando a los resultados de SEO. Sin embargo, una campaña de SEO orgánica puede tardar semanas o meses en llegar a la primera página de Google, o incluso no llegar nunca, ya que otros competidores pueden llevar a cabo la misma estrategia de manera más exitosa.

En todo caso, no debemos ver ambas estrategias como excluyentes, sino estrategias complementarias.

Obviamente una estrategia SEM es más costosa, ya se basa en un sistema de pago a través de pujas por las palabras clave para las que queremos aparecer [VER ARTÍCULO: GOOGLE ADWORDS: CÓMO ANUNCIARSE EN GOOGLE], aunque también una correcta estrategia SEO supone un coste en tiempo y requiere de ciertos conocimientos técnicos. En nuestra serie de artículos DESTACA EN INTERNET: PEQUEÑOS TRUCOS DE MARKETING DIGITAL puedes encontrar consejos para llevarla a cabo.

Si bien a veces se pueden ver los primeros resultados SEO en unos pocos días, lo normal, es que los resultados tarden en llegar. El trabajo continuado que se vaya desarrollando (siempre hay cosas que se poder ir mejorando y adaptando) es lo que hará que, en un momento dado, nuestra web despegue y aparezca entre los primeros resultados de búsqueda. A veces ocurre que hemos hecho un gran trabajo de optimización y no obtenemos apenas resultados visibles. Y, de repente, nuestro posicionamiento se dispara, sin haber hecho ninguna acción que por ella sola justifique este despegue, sino gracias al trabajo continuado que hemos seguido. Desde ese momento, debemos dedicarnos a mantener esa posición relevante, porque también puede perderse.

Por otro lado, mediante la estrategia SEM, podemos aparecer de manera inmediata en el primer o segundo lugar de los resultados de la búsqueda, superando a todos los resultados SEO de un plumazo. Esto nos hará conseguir resultados (visitas y conversiones) casi desde el principio. No obstante, una campaña SEM requiere de mucha experimentación y análisis, sobre todo al principio, lo que se conoce con el nombre de optimización de campaña, basado en el método de prueba y error. Hay que considerar que esto supone también un importante coste y que es interesante acudir a profesionales expertos en este tipo de campañas para tratar de evitar los errores más comunes.

Si bien generalmente se deben esperar resultados en el primer mes, hasta transcurridos unos meses no se suelen conseguir los mejores resultados. Ello requiere de un poco de paciencia si, al principio, las ventas no amortizan aún el coste de la campaña, cosa bastante habitual. Suelen darse problemas que, en ocasiones no dependen de la propia campaña, sino de la parte del llamado “embudo de conversión” que depende de la propia empresa (ser capaz de convertir los clics realizados en nuestro anuncio en ventas, para lo que es necesario disponer de un producto o servicio que de verdad sea interesante, un precio competitivo, etc.) y de la web.

 

Últimas noticias