Los cambios que puede traer la nueva Ley de Autónomos

A finales de 2016 se aprobó empezar a tramitar la proposición de Ley de Reformas Urgentes para el Trabajo Autónomo, que persigue favorecer la actividad de los trabajadores por cuenta propia, reducir sus cargas administrativas y fiscales, mejorar su protección social y facilitar la conciliación laboral y familiar. Así, esta proposición de ley recoge medidas para modular las sanciones por retrasos en el pago de cuotas -de un 3% inicial hasta el 20% recogido actualmente si la demora alcanza los tres meses- y una mayor flexibilidad para el cambio de bases de cotización o adaptar el pago de las cuotas al momento de alta y baja.

[ACCEDER AL TEXTO DE LA PROPOSICIÓN DE LEY DE REFORMAS URGENTES DEL TRABAJO AUTÓNOMO]

¿Qué medidas contempla?.

La proposición, la cual todavía se está debatiendo en el Congreso, se estructura en cuatro grandes apartados:

Menores sanciones por retrasos en el pago de las cotizaciones sociales. Mayor flexibilidad en bases y cuotas a pagar

El Título I articula una batería de medidas dirigidas a reducir las cargas administrativas que soportan los trabajadores por cuenta propia o autónomos. En primer lugar, se modulan los recargos por el ingreso fuera de plazo de las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos, garantizando con ello que su cuantía se ajusta al principio de proporcionalidad.

Así, se reducen los recargos del 20% que se imponían hasta ahora por no abonar en plazo las cuotas a la Seguridad Social. Con la nueva Ley dichos recargos quedarían de la siguiente forma:

  • Recargo del 3% de la deuda, si se abonasen las cuotas debidas dentro del primer mes siguiente al vencimiento del plazo reglamentario.
  • Recargo del 5%, si se abonasen las cuotas debidas dentro del segundo mes siguiente al vencimiento del plazo reglamentario.
  • Recargo del 10%, de abonarse las cuotas debidas dentro del tercer mes siguiente al vencimiento del plazo reglamentario.
  • Recargo del 20% de la deuda, en el caso de abonarse las cuotas debidas a partir del tercer mes siguiente al vencimiento del plazo reglamentario.

También se contempla que los autónomos dejen de cotizar por el mes completo, de tal forma que las altas y bajas se computen desde el día en que se produzcan y no por meses completos. Por otro lado, el autónomo podrá cambiar hasta cuatro veces al año su base de cotización, dentro de los límites mínimos y máximos que establece el reglamento.

Ampliación de la tarifa plana y otras bonificaciones

El Título II establece la ampliación de la cuota reducida de 50 euros para los nuevos autónomos hasta los doce meses, en lugar de los seis meses actuales. También se contempla una extensión por el mismo periodo del resto de bonificaciones previstas para el fomento y promoción del trabajo autónomo (por ejemplo, para aquellos que no opten por la base mínima de cotización). Además, se mantendrán diferentes bonificaciones y reducciones (de entre el 30 y el 50 por ciento de la cuota) hasta completar un período de 24 meses.

El Título III desarrolla una serie de medidas para favorecer la conciliación entre la vida laboral y familiar de los trabajadores autónomos.

Mejora de la bonificación de cuotas de Seguridad Social para trabajadores autónomos en situaciones especiales.

Así, por un lado, se mejoran las bonificaciones para los autónomos, sean sustituidos o no, durante los períodos de descanso por maternidad, adopción, acogimiento, paternidad, riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia natural, cuyo importe se amplía al 100% de la cuota que viniese soportando la persona trabajadora autónoma.

Igualmente, se equiparan los incentivos económicos de las madres autónomas que se reincorporen a su actividad en los dos años posteriores a la maternidad con los que disfruten las trabajadoras del Régimen General. Así, las trabajadoras por cuenta propia del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos que, habiendo cesado su actividad por maternidad y disfrutado del período de descanso correspondiente, vuelvan a realizar una actividad por cuenta propia en los dos años siguientes a la fecha del parto tendrán derecho a percibir una bonificación del 100 por ciento de la cuota por contingencias comunes resultante de aplicar el tipo de cotización a la base mínima vigente en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos de la Seguridad Social, independientemente de la base por la que coticen, y durante un período de doce meses.

Dicha bonificación será también de aplicación a las socias trabajadoras de Cooperativas de Trabajo Asociado, que se incluyan en el indicado Régimen Especial.

Deducibilidad en el IRPF de los gastos relacionados con automóviles parcialmente afectos a una actividad económica y con los suministros de agua y electricidad de contribuyentes que realicen una actividad económica sin local afecto.

Por último, el Título introduce la deducibilidad parcial en el IRPF de los gastos relacionados con automóviles parcialmente afectos a una actividad económica y con los suministros de agua y electricidad de contribuyentes que realicen una actividad económica sin local afecto. No obstante, en este caso, las competencias fiscales de las Haciendas Forales determinan ya como se aplican estas cuestiones [VER ARTÍCULO LA DEDUCIBILIDAD DE LOS VEHÍCULOS Y SUS GASTOS EN IVA E IRPF], por lo que este apartado no tiene efectos prácticos en dicho ámbito territorial.

¿Qué otras posibles medidas no recoge?

Aunque hay otras medidas que se han estado discutiendo como la cuota progresiva en función de los ingresos reales, suprimiendo la obligación de cotizar a aquellos cutos ingresos no superan el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) o hacer compatible el cobro del 100% de la pensión de jubilación con el ejercicio de la actividad como autónomo, no se han contemplado en el texto de esta proposición de ley.

 

Últimas noticias