La nueva cobertura del accidente en itinere para autónomos

La nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo ha reconocido la protección de la Seguridad Social para el autónomo que tenga un accidente in itinere (es decir, cuando tenga un accidente en el camino de casa al trabajo y viceversa) y esté cotizando por riesgos profesionales.

Hasta ahora, si un profesional por cuenta propia tenía un accidente de coche de su negocio a su casa, este no era considerado como un accidente relacionado con el trabajo. La nueva Ley revierte esa situación y equipara a trabajadores por cuenta ajena y trabajadores por cuenta propia, bajo determinadas circunstancias.

A partir de la puesta en marcha de esta medida que considera el accidente ‘in itinere’ como accidente laboral, el trabajador autónomo recibirá el 75% de la base de cotización partiendo del día siguiente a la baja por incapacidad temporal.

Esta medida, que ya surte efectos desde el pasado 26 de octubre de 2017, es única y exclusivamente aplicable a los trabajadores autónomos que tengan incluida la cobertura de contingencia profesional en su base de cotización. Debemos tener en cuenta que los autónomos tienen la libertad para elegir cotizar por contingencias profesionales o no.

La normativa señala que se entenderá como accidente de trabajo del trabajador autónomo el ocurrido como consecuencia directa e inmediata del trabajo que realiza por su propia cuenta y que determina su inclusión en el campo de aplicación de este régimen especial.

También se entenderá como accidente de trabajo el sufrido al ir o al volver del lugar de la prestación de la actividad económica o profesional. A estos efectos se entenderá como lugar de la prestación el establecimiento en donde el trabajador autónomo ejerza habitualmente su actividad siempre que no coincida con su domicilio y se corresponda con el local, nave u oficina declarado como afecto a la actividad económica a efectos fiscales

El aspecto más importante es haber registrado como domicilio fiscal la oficina, nave o establecimiento donde se trabaje. Algunos profesionales tienen a su residencia como domicilio fiscal y en estos casos, el autónomo puede no ver reconocido como accidente in itinere un incidente de tráfico, puesto que legalmente, no hay diferencias entre el domicilio de trabajo y el personal.

Aparte de estos, hay otros aspectos a tener en cuenta. En este artículo te explicamos los requisitos generales para que un accidente de coche esté reconocido para el autónomo como accidente in itinere.

¿Qué es un accidente de trabajo in itinere?

El sistema de seguridad social español establece que la incapacidad puede provenir de dos tipos de contingencias: comunes y laborales. Dentro de las primeras se encuentran la enfermedad común y el accidente no laboral. Por su parte, la enfermedad profesional y el accidente laboral quedan encuadrados en el segundo grupo.

La normativa señala que “se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena”. Y establece: “Tendrán la consideración de accidentes de trabajo: a) Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”…

Este es el concepto legal de accidente in itinere. No obstante, además, el percance debe suceder en un momento inmediato, o razonablemente próximo, a la hora de inicio o finalización de la jornada laboral. Por otro lado, el trayecto en el que ocurre ha de ser el usual u ordinario desde el domicilio habitual y empleando un medio de transporte “adecuado”.

¿Por qué es importante que se reconozca el accidente in itinere?

Que una baja laboral se produzca por accidente in itinere posee muchos beneficios en relación a una laboral por enfermedad común o accidente no laboral.

  • Se cobra la incapacidad temporal desde el primer día. De la otra forma se cobraría a partir del 4º día de baja.
  • La prestación por accidente laboral es mucha más alta. Así se cobra el 75% de la base de cotización, mientras que de la otra forma se cobraría el 60% hasta el día 21 y después ya el 75%.

Sobre los requisitos que han de cumplirse para catalogar un accidente como in itinere abundamos en el siguiente apartado.

Requisitos del accidente in itinere

La jurisprudencia exige una serie de premisas a la hora de calificar un accidente como in itinere, entre ellas.

  • Elemento geográfico: ha de producirse en el trayecto que el trabajador utiliza, habitual y normalmente, entre su domicilio y el puesto de trabajo o viceversa. En este caso, por domicilio no se entiende únicamente el legal, también podría tratarse del que se emplea usualmente, de una segunda residencia o del lugar de descanso en vacaciones.
  • Elemento cronológico: el accidente debe suceder dentro del período de tiempo prudencial que, usualmente, se invierte para realizar el trayecto. El recorrido no debe alterarse por desviaciones temporales anormales o motivadas por intereses estrictamente personales, pues se produciría la ruptura del nexo causal que ha de existir entre la ida y la vuelta al centro de trabajo.
  • Elemento teleológico: la finalidad directa del desplazamiento debe estar determinada por el trabajo.
  • Idoneidad del medio de transporte empleado: el medio de transporte utilizado ha de ser adecuado y el que emplea habitualmente el trabajador.

Diferencias entre accidente laboral y accidente in itinere

La ley ha considerado, por ampliación, a los percances in itinere como accidentes laborales. Sin embargo, existen algunas diferencias entre ambos conceptos:

En el accidente laboral se presume este carácter, siempre que la lesión haya sido causada en el lugar y en el tiempo de trabajo. En los accidentes in itinere, por el contrario, debe acreditarse que el trayecto empleado por el trabajador, en el momento del incidente, se considera “lugar” y se halla dentro del tiempo de trabajo.

 

Últimas noticias