La deducibilidad de los vehículos y sus gastos en IVA e IRPF

Uno de los principales elementos de duda por parte de autónomos, empresarios y profesionales es la posibilidad de deducirse o no los costes del vehículo que utilizan, en mayor o menor medida, para el desarrollo de su actividad.

Los vehículos de turismo son elementos patrimoniales con un importante coste de adquisición y uso (combustible, peajes, mantenimiento, reparaciones, etc.), cuyo uso se encuentra extendido entre la mayoría de obligados tributarios y que, por su polivalencia, se utilizan tanto para fines empresariales como particulares en numerosas ocasiones.

Estas circunstancias hacen de los vehículos de turismo y sus costes, un punto conflictivo de cara a su deducción tanto en el IRPF como en el IVA. Así, tanto la normativa del IRPF como la del IVA vinculan la posibilidad de deducción de estos costes con que sean necesarios para el desarrollo de la actividad económica y la obtención de ingresos.

Sin embargo, dada la versatilidad de los vehículos de turismo para ser utilizados tanto en funciones empresariales como en asuntos de índoles personal, resulta difícil determinar y acreditar qué parte de su coste se corresponde con la actividad económica y qué parte es consumo propio de un bien particular, no relacionado con el desarrollo de la actividad económica.

La solución adoptada por las Haciendas no es igual para ambos impuestos, correspondiendo una fórmula más rígida en IRPF, donde se vincula la deducibilidad del gasto al uso exclusivo del bien para fines empresariales. En el IVA se flexibiliza el criterio al permitirse una deducción parcial del impuesto, estableciéndose una presunción legal de afectación del vehículo con fines empresariales del 50%.

Deducción en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

1. Cuando el vehículo esté afecto de manera exclusiva al desarrollo de la actividad

De cara a la deducción en el IRPF de los gastos ocasionados por el uso empresarial del vehículo (combustible, peaje, reparaciones) como de la amortización del valor de adquisición, se permite la deducibilidad de hasta el 100% de dichos costes en el caso de la afectación exclusiva y plena del vehículo al desarrollo de la actividad económica, con los siguientes límites:

a) En concepto de amortización o arrendamiento: la cantidad menor entre 5.000 euros o el importe resultante de multiplicar el porcentaje de amortización utilizado por el contribuyente por 25.000 euros, si es un importe menor.

b) Gastos financieros derivados de la adquisición del vehículo: la parte proporcional que represente la cantidad de 25.000 euros respecto al precio de adquisición del vehículo, cuando éste sea superior.

c) Resto de gastos: 6.000 euros.

2. Cuando el vehículo se utiliza de manera habitual en la actividad económica y es notoria la necesidad de su uso

En los supuestos en los que el contribuyente acredite que el vehículo por él utilizado, como consecuencia de la naturaleza de la actividad realizada, resulta notoriamente relevante y habitual para la obtención de los ingresos, será deducible el 50% de los citados gastos respecto a un único vehículo con los límites siguientes:

a) En concepto de amortización o arrendamiento: La cantidad de 2.500 euros o el 50% del importe resultante de multiplicar el porcentaje de amortización utilizado por el contribuyente por 25.000 euros, si es un importe menor.

b) Gastos financieros derivados de la adquisición del vehículo: la parte proporcional que represente la cantidad de 25.000 euros respecto al precio de adquisición del vehículo, cuando éste sea superior.

c) Resto de gastos: 3.000 euros.

3. Cuando el uso es esporádico y no especialmente relevante en el desarrollo de la actividad

No serán deducibles los gastos que estén relacionados con la adquisición, arrendamiento, reparación, mantenimiento o depreciación de vehículos automóviles de turismo.

4. Excepciones

No se aplicarán los límites regulados en los apartados 1 y 2, cuando los gastos a los que la misma se refiere, estén vinculados a la utilización de los siguientes vehículos, los cuales, entre otros, se presumirán exclusivamente afectos al desarrollo de la actividad económica:

  • Los vehículos mixtos utilizados en el transporte de mercancías.
  • Los utilizados en las prestaciones de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.
  • Los utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales con las limitaciones establecidas en las letras a) y b) del
  • apartado 1 anterior.
  • Los utilizados en la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.
  • Los utilizados en servicios de vigilancia.
  • Los vehículos que se utilicen de forma efectiva y exclusiva en la actividad de alquiler mediante contraprestación, por entidades dedicadas con habitualidad a esta actividad.

Deducción en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

En este caso, los vehículos automóviles de turismo que se empleen parcialmente en el desarrollo de la actividad y por lo tanto no se encuentren afectos directa y exclusivamente a la misma, se presumen afectados en un 50% a la actividad empresarial o profesional, por lo que pueden deducirse en dicho 50% las cuotas soportadas por la adquisición de los mismos, así como de los gastos en bienes y servicios directamente relacionados con ellos (accesorios y piezas de recambio, combustibles, aparcamiento, peajes, reparación, etc.).

En el caso de que se acredite la afectación exclusiva a la actividad empresarial (es decir, no se use con fines personales y figure en la contabilidad o registros oficiales de la actividad del sujeto pasivo) del vehículo automóvil de turismo, la deducibilidad será de hasta el 100%.

En todo caso, se presumirán afectos al 100% al desarrollo de la actividad económica y por tanto deducibles al 100% las cuotas soportadas correspondientes a la adquisición, uso y mantenimiento de:

  • Los vehículos mixtos utilizados en el transporte de mercancías.
  • Los utilizados en las prestaciones de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.
  • Los utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.
  • Los utilizados en la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.
  • Los utilizados en servicios de vigilancia.

 
[PINCHA AQUÍ PARA VER TODOS LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS]

Últimas noticias