El factoring y confirming: ventajas que pueden dar a mi negocio

Muchas veces hemos oído hablar del factoring y del confirming. En este breve artículo, vamos a explicar en qué consisten ambos productos financieros, en que se diferencian y que ventajas o beneficios pueden aportar a una empresa.

¿QUÉ ES EL FACTORING?

El factoring es un contrato por el cual una empresa encarga a una entidad financiera o compañía de factoring la gestión de todo o de una parte de su facturación. Mediante dicho encargo se produce la cesión de las créditos que la empresa tiene pendiente frente a terceros, siendo la propia entidad financiera o compañía de factoring quien asume la gestión de cobro de las facturas de su cliente.

Por tanto, a diferencia del confirming que luego explicaremos, se trata de un instrumento que sirve para cobrar.

Diferentes modalidades de factoring

En función de la cobertura del riesgo de impago, pueden distinguirse diversas modalidades de factoring;

  • Factoring con recurso: en este caso, la entidad financiera no asume el riesgo por la posible insolvencia del deudor de la empresa cedente. Por tanto, en caso de impago, será la propia empresa la que deberá activar los procedimientos para reclamar el crédito impagado.
  • Factoring sin recurso: implica que la entidad asume el riesgo de insolvencia del cliente del cedente, no pudiendo reclamar el cobro a este último.

¿QUÉ ES EL CONFIRMING?

Es un servicio que también ofrecen las entidades financieras y consiste básicamente en la gestión por parte de una entidad de crédito de hacer los pagos de una empresa a sus proveedores.

El confirming, también denominado “pago confirmado de proveedores”, ofrece interesantes ventajas tanto a la empresa que lo contrata (normalmente, grandes empresas), como a las empresas proveedoras de estas últimas.

La entidad financiera actúa como gestor de los pagos aplazados de una compañía a sus proveedores.

De cara a la empresa que contrata el confirming, las ventajas son las siguientes:

  • Mejora de la imagen de la empresa frente a sus proveedores.
  • Implica un ahorro significativo de los costes administrativos referentes a la gestión de los pagos.
  • Aporta mayor flexibilidad en la negociación con sus proveedores.
  • Mejora el control y la optimización de la tesorería de la empresa.
  • Permite a los proveedores acceder a la financiación, sin representar incremento del riesgo bancario del proveedor.
  • Evita las tareas correspondientes a la emisión y manipulación de los instrumentos de pago (emisión de cheques y pagarés), ensobrado y puesta en correo.
  • Elimina todas las tareas que no aportan valor a una empresa relacionadas con incidencias en la adjudicación de efectos, domiciliación de recibos, extravío de los cheques, pagarés………..), lo que permite a empresa centrarse en tareas de aporte de mayor valor.

Mientras que para la empresa proveedora (beneficiaria del confirming), el producto ofrece también distintas e interesantes ventajas.

Entre las mismas destacan:

  • Posibilidad por parte de la entidad de crédito de anticiparle el 100% de las facturas pendientes. El anticipo supone el cobro inmediato de los pagos aplazados.
  • Eliminación del riesgo de impago, cediendo los créditos correspondientes a favor de la entidad financiera gestora “sin recurso”. Esto implica, que el beneficiario del confirming queda liberado de cualquier responsabilidad en caso de impago, pudiendo únicamente la entidad financiera reclamar el importe a la empresa que contrató el confirming.
  • Se trata de una fórmula ágil y eficaz de cobro que no requiere la realización de trámites para solicitar el crédito.
  • Los anticipos del confirming no consumen la capacidad de endeudamiento propio.
  • Se evitan demoras en el cobro de las facturas.

DIFERENCIAS ENTRE FACTORING Y CONFIRMING:

Como hemos visto, la diferencia entre ambos instrumentos financieros es de base: el factoring es un producto que tiene que ver con el cobro, mientras que el confirming tiene que ver con las operaciones de pago.

El factoring tiene que ver con la gestión de deudas, la empresa vende sus créditos a otra compañía (normalmente una entidad de crédito) que le gestiona el cobro de la misma. Mientras que en el confirming la empresa encarga a la entidad financiera la gestión de pagos a sus proveedores.

En caso de querer profundizar más en el uso y características de ambos productos financieros puedes consultar en cualquier oficina de Laboral Kutxa, o a través del servicio gratuito de Consulting Pro de Laboral Kutxa (formulario online o en el teléfono 900 100 240).

 

 

 

 

 

Últimas noticias