El dominio de mi web y del correo electrónico ha caducado, ¿qué puedo hacer?

Cuando compramos un dominio para utilizarlo para nuestro sitio web y tener cuentas de correo electrónico propias, solemos hacerlo por un año y cuando se acerca la fecha de renovación, nuestro agente registrador nos los suele notificar vía correo electrónico para ver si tenemos intención de renovarlo por un año más. La renovación de un dominio es un acto importante ya que, si llega a expirar, tanto el sitio web como los correos emparentados con dicho dominio dejarán de funcionar.

Antes de seguir, vamos a explicar que es un dominio y qué es el hosting. El dominio es el nombre exclusivo que se asigna a un sitio web (como, por ejemplo, www.laboralkutxa.com). Esta es la manera de identificar y traducir la llamada dirección IP, facilitando la posibilidad de encontrarla en Internet. No obstante, para que la página web sea visible es necesario contar con otros elementos más allá del dominio, entre ellos el alojamiento o hosting.

Mientras que el dominio es el nombre de la web, el alojamiento es el lugar dónde se encuentra almacenada. Dominio y alojamiento son dos conceptos ligados estrechamente entre sí por lo que es importante saber diferenciarlos correctamente. Cuando vas a registrar un dominio en Internet debes tener en cuenta que necesitarás contratar un hosting para que tu sitio web sea visible en el futuro. Sin hosting, no hay web, a pesar de que tengas el mejor dominio del mundo.

Volviendo a la pérdida del dominio con el que veníamos trabajando, son bastantes los casos en los que los propietarios de un dominio no lo renuevan y lo dejan caducar sin querer, bien por un despiste en los plazos, o porque la dirección de e-mail a la que se envía la notificación ya no existe o no se utiliza, porque llega el aviso del registrador se clasifica como spam, etc.

Esto puede tener importantes consecuencias para un profesional o una empresa, ya que desde el momento en el que el dominio caduca deja de estar operativo, y por lo tanto, ya no se puede acceder al sitio web y las cuentas de correo asociadas dejan de funcionar también.

No obstante, cuando un dominio llega a su fecha de vencimiento no caduca inmediatamente, sino debe pasar un proceso definido por la ICANN (la entidad que gestiona a nivel mundial dichos registros) antes de estar disponible para que terceras personas o empresas se hagan con el mismo.

Primera fase: Periodo de gracia (Grace Period)

Durante el denominado periodo de gracia el dominio deja de estar operativo pero puede ser renovado por su propietario sin costes extras. Este periodo durará dependiendo de la extensión de tu dominio y de la empresa registradora. (Entre 10 a 45 días aproximadamente).

Una vez renovado el dominio tardará unas horas en volver a estar en funcionamiento, con lo que el problema queda resuelto.

Segunda fase: Periodo de redención (Redemption Period)

En esta fase, renovar el dominio sigue siendo posible, pero es un proceso que puede tardar varios días y el coste es bastante más elevado que el precio habitual de la renovación.

Tercera fase: Periodo de borrado (Pending Delete)

Este es el último paso antes de que tu dominio deje de estar bajo tu control y pase a ser un dominio libre. El dominio queda bloqueado y no puede ser renovado ni adquirido por nadie. Dependiendo de la extensión, tu dominio estará cómo máximo 5 días en esta fase.

Cuarta fase: Dominio liberado (released)

Tras pasar por las tres fases anteriormente expuestas sin que el administrador renueve el dominio, quedará finalmente liberado y expuesto de nuevo a la venta. A partir de ese momento, puede volver a ser registrado por cualquier persona a su precio habitual. No obstante, hay que actuar con rapidez porque puede haber alguien esperando y adelantarse para renovarlo, momento en el que ya no será posible rescatarlo y sólo podremos recomprarlo si el nuevo propietario accede a venderlo.

Existen bastantes empresas (como Snap Names o Pool.com) cuyo negocio consiste en “capturar” dominios caducados cuando estos quedan liberados. Disponen de sistemas automatizados para detectar el momento exacto de su liberación. Su intención es revender este dominio a su anterior propietario o a un tercero a un precio que puede llegar a ser muy elevado.

Tabla de plazos para los dominios más frecuentes

Estas fases y la duración de las mismas dependen del tipo de dominio y de nuestro agente registrador. En la siguiente tabla puede verse un ejemplo de los plazos en función de las extensiones, para las más habituales:

Tipo de dominio Grace Period Redemption Period Pending Delete
.com 30-45 días 30 días 5 días
.org 30-45 días 30 días 5 días
.net 30-45 días 30 días 5 días
.info 30-45 días 30 días 5 días
.es 5-10 días 0 días 0 días
.eu 0 días 40 días 0 días

 

 

Últimas noticias