Deducciones en el IRPF para el fomento de las actividades económicas

Los y las contribuyentes con actividad empresarial tienen establecidas determinadas deducciones para el fomento de dichas actividades económicas durante el ejercicio fiscal 2017. En este sentido, existen cuatro grandes clases de deducciones.

  • Por inversiones.
  • Por creación de empleo
  • Por participación de los trabajadores en la empresa.
  • Por inversión en empresas de nueva o reciente creación.

Las mismas han experimentado recientemente algunos cambios, los cuales han entrado en vigor para las actuaciones llevadas a cabo a partir del 1 de enero de 2018. En este artículo repasamos la aplicación de estas deducciones en los territorios de Bizkaia, Álava y Gipuzkoa, dado son coincidentes. Para conocer las deducciones en esta materia para Navarra pincha en el siguiente enlace:

[DEDUCCIONES EN NAVARRA POR ACTIVIDADES EMPRESARIALES Y PROFESIONALES]

Deducción por inversiones

Los contribuyentes se pueden aplicar en IRPF las deducciones para incentivar las inversiones en determinados activos fijos materiales e inmateriales y la realización de determinadas actividades previstas en la Norma Foral del Impuesto de Sociedades, con igualdad de porcentajes -que se encuentran establecidos en el 10% de manera general- y límites de deducción que esa norma.

Los límites máximos de deducción por este concepto se aplicarán sobre la cuota íntegra que se corresponda con la parte de base imponible general integrada por los rendimientos de las actividades económicas.

Si no se puede aplicar total o parcialmente la deducción por insuficiencia de cuota íntegra se puede aplicar en los 15 años inmediatos y sucesivos (a partir de 2018, 30 años).

Deducción por creación de empleo

Será deducible de la cuota líquida la cantidad de 4.900 euros por cada persona contratada, durante el período impositivo, con contrato laboral de carácter indefinido.

Esta cantidad se incrementará en 4.900 euros cuando la persona contratada se encuentre incluida en alguno de los colectivos de especial dificultad de inserción en el mercado de trabajo.

En el caso de trabajadores con contrato a tiempo parcial el importe de la deducción será proporcional a la jornada desempeñada por el trabajador, respecto de la jornada completa.

Para la aplicación de esta deducción será necesario que no se reduzca el número de trabajadores con contrato laboral indefinido existente a la finalización del periodo impositivo en que se realiza la contratación durante los periodos impositivos concluidos en los dos años inmediatos siguientes y que ese número de trabajadores sea superior al existente al principio del periodo impositivo en que se genera la deducción, al menos en las mismas unidades que el número de contratos que dan derecho a la misma.

Además, el número de trabajadores indefinidos del último deberá ser superior al existente en el período impositivo anterior a aquél en que se realizaron dichas contrataciones, al menos, en el mismo número de contratos que generaron la deducción.

Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación (año 2017 – cambios con efectos a partir de 1/1/2018)

Los contribuyentes podrán deducirse el 20% de las cantidades satisfechas en el período de que se trate por la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación, pudiendo, además de la aportación temporal al capital, aportar sus conocimientos empresariales o profesionales,

La base máxima de deducción será de 50.000 euros anuales y estará formada por el valor de adquisición de las acciones o participaciones suscritas. Asimismo, la cantidad máxima anual deducible no podrá superar el 10 por ciento de la base liquidable de este Impuesto correspondiente al o la contribuyente.

Las cantidades no deducidas por superarse los anteriores límites, podrán aplicarse, respetando los mismos, en las autoliquidaciones de los periodos impositivos que concluyan en los cinco años inmediatos y sucesivos.

Las acciones o participaciones en la entidad deberán adquirirse por el contribuyente bien en el momento de la constitución de aquélla o mediante ampliación de capital efectuada en los tres años siguientes a dicha constitución y permanecer en su patrimonio por un plazo superior a tres años e inferior a doce años.

La entidad cuyas acciones o participaciones se adquieren, debe revestir forma de sociedad anónima, sociedad limitada, sociedad laboral o sociedad cooperativa.

La participación directa o indirecta del contribuyente, junto con la que posean en la misma entidad su cónyuge o pareja de hecho o cualquier persona unida al contribuyente por parentesco, en línea recta o colateral, por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado incluido, no puede ser, durante ningún día de los años naturales de tenencia de la participación, superior al 40% del capital social de la entidad o de sus derechos de voto.

Para el ejercicio 2018 esta deducción ha sido modificada, facilitando la aplicación e impacto de la misma a través de los siguientes cambios:

  • eliminación del máximo de 400.000 euros como importe de los fondos propios de la empresa en el período impositivo en que el contribuyente adquiera las acciones o participaciones.
  • Las acciones o participaciones en la entidad deberán adquirirse por el o por la contribuyente bien en el momento de la constitución de aquélla o mediante ampliación de capital efectuada en los cinco años siguientes a dicha constitución (e incluso hasta siete años) y permanecer en su patrimonio por un plazo superior a cinco años.
  • Disminución de la participación directa o indirecta del o de la contribuyente, hasta el 25 por 100 del capital social de la entidad o de sus derechos de voto.

Deducción por participación de los trabajadores en la empresa

Los contribuyentes podrán aplicar una deducción del 10%, con un límite anual máximo de 1.200€, de las cantidades satisfechas en metálico en el período impositivo, destinadas a la adquisición o suscripción de acciones o participaciones en la entidad o en cualquiera del grupo de sociedades, en la que prestan sus servicios como trabajadores.

Además de lo anterior, deben reunirse los siguientes requisitos.

  • Los valores no deben estar admitidos a negociación en alguno de los mercados regulados.
  • Las entidades deben tener la consideración de micro, pequeña o mediana empresa, según lo previsto en la Norma Foral del Impuesto sobre Sociedades.
  • La adquisición o suscripción debe derivarse de una oferta realizada a todos los trabajadores de las entidades, en igualdad de condiciones para todos ellos, sin que suponga discriminación para alguno o algunos de ellos.
  • Cada trabajador, conjuntamente con su cónyuge o pareja de hecho, y familiares hasta el cuarto grado inclusive, no deben tener una participación directa o indirecta en la entidad o en cualquier otra del grupo, superior al 5%.
  • Las acciones o participaciones que dan derecho a esta deducción deben mantenerse durante al menos cinco años.

Asimismo, los contribuyentes podrán aplicar una deducción del 10%, con un límite anual máximo de 6.000€, de las cantidades satisfechas en metálico en el período impositivo, provenientes de préstamos de Fondos constituidos por las Administraciones Públicas vascas, que se destinen a la adquisición o suscripción de acciones o participaciones en la entidad o en cualquiera del grupo de sociedades, en la que prestan sus servicios como trabajadores.

Últimas noticias