Declaración de la Renta 2015 en Bizkaia, Álava y Gipuzkoa: deducciones relacionadas con el fomento de las actividades económicas [2]

1. Deducciones por inversión o creación de empleo

Los contribuyentes que realicen actividades económicas que calculen su rendimiento en IRPF mediante el método de estimación directa, normal o simplificada, podrán aplicar las mismas deducciones previstas en la Norma Foral del Impuesto sobre Sociedades, para las sociedades.

Deducciones con límite sobre la cuota íntegra

El conjunto de las deducciones que se relacionan a continuación tendrá un límite del 45 por 100 sobre la cuota íntegra de este Impuesto que se corresponda con la parte de la base imponible general (BIG) integrada por los rendimientos de las actividades económicas.

Límite = 0,45 x (Cuota íntegra BIG x Rendimiento actividades económicas) / BIG

  1. A) Deducción por inversiones en activos no corrientes nuevos

Darán derecho a practicar la presente deducción las cantidades que se inviertan, entre otros, en los siguientes activos no corrientes, sin que se consideren como tales los terrenos, siempre que se encuentren afectos al desarrollo de la explotación económica:

  • La adquisición de activos no corrientes nuevos, que formen parte del inmovilizado material o de las inversiones inmobiliarias.
  • La adquisición de pabellones industriales rehabilitados para su transmisión, la adquisición de pabellones industriales para su rehabilitación o la rehabilitación de pabellones industriales ya integrados en el activo.
  • Las inversiones en activos intangibles nuevos correspondientes a aplicaciones informáticas.

Para ello, se requiere que el importe del conjunto de estos activos objeto de la inversión supere en cada ejercicio el 10% del importe de la suma de los valores netos contables preexistentes del activo no corriente.

El porcentaje de deducción aplicable de manera general es el 10% (5% en el caso de mejoras). En el caso de inversiones específicas relacionadas con el empleo de energías renovables y eficiencia energética ese porcentaje asciende al 15%.

Deducción por creación de empleo

Se aplica a la contratación de los siguientes colectivos y características:

  1. a) Personas contratadas, durante el período impositivo, con contrato laboral de carácter indefinido, siempre que se encuentren incluidas en alguno de los colectivos de especial dificultad de inserción en el mercado de trabajo.
  2. b) Resto de personas contratadas, durante el período impositivo, con contrato laboral de carácter indefinido.

La deducción aplicable es de a) 9.800 euros x número personas contratadas durante el ejercicio, con contrato laboral indefinido, que se encuentren incluidas en alguno de los colectivos de especial dificultad de inserción en el mercado de trabajo; o de b) 4.900 euros x resto personas contratadas

La aplicación de deducciones por creación de empleo requiere, entre otros aspectos, de que no se reduzca el número de trabajadores con contrato laboral indefinido existente a la finalización del período impositivo en que se realiza la contratación durante los períodos impositivos concluidos en los dos años inmediatos siguientes, y que ese número de trabajadores sea superior al existente al principio del período impositivo en que se genera la deducción, al menos, en las mismas unidades que el número de contratos que dan derecho a la misma.

Deducciones sin límite sobre la cuota íntegra

El conjunto de las deducciones que se relacionan a continuación no podrá exceder del importe de la cuota íntegra de este Impuesto que se corresponda con la parte de la base imponible general (BIG) integrada por los rendimientos de las actividades económicas.

Límite = (Cuota íntegra BIG x Rendimiento actividades económicas) / BIG

  1. A) Deducción por actividades de innovación tecnológica

Esta deducción es aplicable a

  • Diseño industrial e ingeniería de procesos de producción, que incluirán la concepción y la elaboración de los planos, dibujos y soportes destinados a definir los elementos descriptivos, especificaciones técnicas, y características de funcionamiento necesarios para la fabricación, prueba, instalación y utilización de un producto, así como la elaboración de muestrarios textiles.
  • Adquisición de tecnología avanzada en forma de patentes, licencias, “know how” y diseños.
  • Obtención del certificado de cumplimiento de las normas de aseguramiento de la calidad de la serie ISO 9000, ISO 14000, GMP o similares, sin incluir aquellos gastos correspondientes a la implantación de dichas normas.

De manera general, tienen que ser actividades cuyo resultado constituya un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras sustanciales de los ya existentes. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad.

El porcentaje deducible es del 15% de los conceptos especificados en las letras a) y b) y del 20% de c).

2. Deducción por participación de los/as trabajadores/as en la empresa

Los contribuyentes podrán aplicar una deducción del 10% de las cantidades satisfechas en metálico en el período impositivo, destinadas a la adquisición o suscripción de acciones o participaciones en la entidad en la que prestan sus servicios como trabajadores/as.

El límite máximo para esta deducción asciende a 1.200 euros anuales.

Existen varios requisitos para aplicarse la misma, entre ellos:

  • que los valores no deben estar admitidos a negociación en alguno de los mercados regulados.
  • la adquisición o suscripción debe derivarse de una oferta realizada a todas las personas trabajadoras de las entidades, en igualdad de condiciones para todas ellas, sin que suponga discriminación para alguna o algunas de ellas.
  • cada trabajador o trabajadora, conjuntamente con su cónyuge o pareja de hecho, y familiares hasta el cuarto grado inclusive, no deben tener una participación directa o indirecta en la entidad o en cualquier otra del grupo, superior al 5 por 100.

3. Deducción por depósitos en entidades de crédito para la inversión en el inicio de una actividad económica (Cuenta Ahorro Empresa)

Los contribuyentes que con anterioridad al 1 de enero de 2014 hubieran depositado cantidades en cuentas de entidades de crédito destinadas a la realización de los gastos e inversiones necesarios para el inicio de una actividad económica, siempre que en dicha fecha no hubiera transcurrido el plazo de tres años desde la apertura de la cuenta, podrán seguir aplicando dicha deducción.

Así, será aplicable una deducción del 10%, con el límite anual máximo de 2.000 euros, de las cantidades depositadas en cuentas de entidades de crédito siempre que las cantidades que hayan generado el derecho a la deducción se destinen exclusivamente, antes del transcurso de tres años, a partir de la fecha de apertura de la cuenta, a la realización de los gastos e inversiones necesarios para el inicio de una actividad económica. Adicionalmente, en Álava se establece un 15% de deducción, con el límite anual máximo de 3.000 €, en el caso de contribuyentes que sean mujeres o menores de 30 años.

A efectos de esta deducción tienen la consideración de gastos o inversiones necesarios para el inicio de una actividad económica los siguientes:

  1. a) Los gastos e inversiones realizados por el/la contribuyente para el desempeño de una actividad económica ejercida de manera personal, habitual y directa.
  2. b) La suscripción de participaciones de entidades de nueva creación sujetas al Impuesto sobre Sociedades. En este caso, es necesario que el contribuyente participe directamente en el capital social de la entidad, al menos, en el 20% y que ejerza efectivamente funciones de dirección en la misma o tenga un contrato laboral a jornada completa, percibiendo por ello una remuneración que represente más del 50 por 100 del importe de la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

4. Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación

Los contribuyentes podrán aplicar una deducción del 20% de las cantidades satisfechas en el ejercicio por la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación, pudiendo, además de la aportación temporal al capital, aportar sus conocimientos empresariales o profesionales adecuados para el desarrollo de la entidad en la que invierten, en los términos que establezca el acuerdo de inversión entre la persona contribuyente y la entidad.

La base máxima de deducción será de 50.000 euros anuales y estará formada por el valor de adquisición de las acciones o participaciones suscritas. Asimismo, la cantidad máxima anual deducible no podrá exceder del 10% de la base liquidable del impuesto correspondiente al contribuyente.

Las cantidades no deducidas por superarse los límites concretados en el párrafo anterior, podrán aplicarse, respetando los mismos, en las autoliquidaciones de los períodos impositivos que concluyan en los cinco años inmediatos y sucesivos.

Para la aplicación de la deducción deben cumplirse las condiciones que se relacionan a continuación:

  1. a) Las acciones o participaciones de la entidad deberán adquirirse por la persona contribuyente bien en el momento de la constitución de aquélla o mediante ampliación de capital efectuada en los tres años siguientes a dicha constitución y permanecer en su patrimonio durante un plazo superior a tres años e inferior a doce años.
  2. b) La participación directa o indirecta del o de la contribuyente, junto con la que posean en la misma entidad su cónyuge o pareja de hecho o cualquier persona unida al o a la contribuyente por vínculo de parentesco, en línea recta o colateral, por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado incluido, no puede ser superior al 40% del capital social de la entidad o de sus derechos de voto.
  3. c) Que no se trate de acciones o participaciones en una entidad a través de la cual se ejerza la misma actividad que se venía ejerciendo anteriormente mediante otra titularidad.

Asimismo, la entidad cuyas acciones o participaciones se adquieren deberá cumplir los requisitos siguientes:

  1. a) Revestir la forma de Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Cooperativa, Sociedad Anónima Laboral o Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral, y no estar admitida a negociación en ningún mercado organizado.
  2. b) Ejercer una nueva actividad económica que cuente con los medios personales y materiales para el desarrollo de la misma. No se considerará cumplido este requisito respecto de las sociedades patrimoniales, las creadas como consecuencia de una operación de fusión, escisión, aportación de activos, cesión global del activo y pasivo, aportaciones de ramas de actividad, agrupaciones de interés económico, uniones temporales de empresas y cualquier otra forma u operación que no implique de forma real y efectiva la aparición de una nueva actividad económica.
  3. c) El importe de la cifra de los fondos propios de la entidad no podrá ser superior a 400.000 euros en el inicio del período impositivo de la misma en que la persona contribuyente adquiera las acciones o participaciones.

 

Últimas noticias